Vidacord

Tel. 902 007 345 - 918 305 785

Primer banco privado de sangre de cordón umbilical autorizado en España con laboratorio propio en Madrid desde 2007

Realizan el primer trasplante de sangre de cordón umbilical para curar el sida

Abril de 2013

El 23 de abril de 2013, el Dr. John Wagner y su equipo de la Universidad de Minnesota en Estados Unidos, realizaron el primer trasplante de sangre de cordón umbilical especialmente diseñado para curar la leucemia linfoblástica aguda y el sida a un niño de 12 años.

El pequeño nació con el VIH pero hace varios meses desarrolló esta leucemia, el tipo de cáncer pediátrico más común. El trasplante de sangre del cordón umbilical había  demostrado ya su eficacia en pacientes con distintos tipos de leucemia. Pero lo novedoso del tratamiento que desarrollaron los médicos de Minnesota radica en la utilización de sangre que tiene una protección natural contra el virus del VIH. Esta inmunidad se produce por una mutación de una proteína en las células que impide que se infecten.

"Lo más esperanzador es que vamos a demostrar que el Sida puede ser curado y que la sangre del cordón umbilical es el mejor tratamiento”, dice Wagner, "hay pacientes con VIH y leucemia que están esperando estos resultados como un gran avance, el éxito en este paciente podría obligar a la comunidad científica a buscar estrategias potencialmente más seguras, como la inducción de la variante genética en el propias células madre de la médula de los pacientes".

La necesidad más inmediata, según Wagner, “ es el apoyo para aumentar esta línea de investigación y estimular a los bancos de sangre de cordón a identificar todas las unidades de sangre con la variante de la resistencia del VIH”, según pública en una nota la propia Universidad donde tuvo lugar el esperanzador tratamiento.

Esta variante es conocida como CCR5d32 y se observa solo en el 1% de la población mundial, mientras que la mayoría de personas tiene la forma normal de la proteína CCR5, que permite la infección.

Ya había un antecedente con un paciente alemán, Timothy Brown que contrajo el VIH en 1995 y en 2006 desarrollo una leucemia. Un año después recibió un trasplante de médula ósea de un donante compatible.

Este donante además tenía en su sangre la proteína mutante CCR5d32. Esta combinación fue única, y gracias a ella logro superar ambas enfermedades.

En el caso del niño al que se le trasplantó sangre de cordón umbilical con la proteína protectora, el equipo liderado por John Wagner, director del Programa de Trasplante de Sangre y Médula Ósea Pediátrica de la Universidad de Minnesota, realizó un delicado procedimiento.

Una semana antes del trasplante fue sometido a quimioterapias y radiaciones para matar su sistema inmune y médula ósea. A continuación recibió la transfusión de sangre de cordón umbilical con la esperanza de que las células madre repararan su sistema inmune.

Los primeros resultados de esta terapia se conocerán en 100 días. Si el virus no se puede detectar en la sangre el niño, los oncólogos retirarán la medicación. Y si aún así continua indetectable a lo largo del tiempo, podrá ser declarado curado

Se acudió a la sangre del cordón umbilical porque el Dr. Wagner y sus colegas han realizado más trasplantes de sangre de cordón que cualquier otro centro en el mundo, la mayoría en adultos y niños con leucemia. Los datos recientes han demostrado que las tasas de supervivencia libre de leucemia más altos están en los trasplantados con sangre del cordón umbilical por su potente efecto anti-leucemia asegura John Wagner.

Fundamentalmente, las células de sangre del cordón umbilical son menos propensas a causar la enfermedad de injerto contra huésped, una afección grave que ocurre cuando las células inmunes trasplantadas "rechazan" el cuerpo de la nueva anfitrión, explica Wagner además es una suerte que no se necesite compatibilidad total entre donante y receptor sino seria prácticamente imposible  encontrar las células cien por cien compatibles y además con la variante de la resistencia del VIH.

Dr.John Wagner Vidacord

Contacto

Nosotros te llamamos