Vidacord

Tel. 902 007 345 - 918 305 785

Primer banco privado de sangre de cordón umbilical autorizado en España con laboratorio propio en Madrid desde 2007

Keric Boyd, el niño con epidermólisis bullosa a quien las células madre cambiaron la vida

21 de Junio de 2016

Keric Boyd nació con un inusual trastorno genético en la piel llamado epidermólisis bullosa por el cual su ADN no cuenta con fibras que anclen las capas de la piel, esto implicaba que cualquier ligera presión le causaba dolorosas y grandes ampollas. Sus heridas eran tratadas como quemaduras de segundo grado y requerían un minucioso cuidado diario.

El año 2008, a sus 6 años de edad, Keric fue el cuarto receptor mundial de trasplante de médula ósea para un trastorno genético mortal en la piel, las células madre de las sangre de médula ósea le han ayudado a llevar una vida  normal y con mejoras constantes 8 años después del trasplante.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Minnesota fueron capaces de corregir la epidermólisis bullosa en ratones el año 2007, utilizando la médula ósea, se trataba de la primera vez que los doctores enfocaban el tratamiento de la enfermedad  desde una perspectiva sistémica, utilizando el trasplante para reemplazar el sistema sanguíneo defectuoso.

El Dr. John Wagner quien trató el caso de Keric, es uno de los mayores expertos en trasplantes de células madre a nivel mundial, y forma parte del Comité Médico Científico de VidaCord.

Los padres de Keric conocieron estos avances con células madre de médula ósea en el campo de la epidermólisis bullosa y escribieron un mail al doctor Wagner quien respondió a la familia a las dos horas. "Estaba muy impresionado porque en menos de dos días sabíamos exactamente lo que teníamos que hacer", afirma el padre de Keric.

Kendall, la hermana mayor de Keric, fue la donante de médula en su trasplante. 100 días después de la intervención y tras la revisión los médicos, ya se podía observar que su recuperación gracias a las células madre era todo un logro.

“Lo que descubrimos es que las células madre contenidas en la médula ósea pueden viajar a los lugares de la piel lesionada, lo que lleva a una mayor producción de colágeno, que es deficiente en pacientes con epidermólisis bullosa" afirma el John Wagner.

El Dr. Tolar y el Dr. Wagner piensan que esta terapia ofrecerá nuevas posibilidades para el tratamiento de otras enfermedades de la piel además de la epidermólisis bullosa. “Su piel está tan bien que se ha convertido en un reto encontrar nuevas ampollas”, publicaba su madre en Facebook hace tan solo unos meses.

Fuente: University of Minnesota

Contacto

Nosotros te llamamos