VidaCord prepara el lanzamiento del primer centro integral de medicina regenerativa de España

Publicado en el ABC, el 4 de noviembre de 2010

Madrid aspira a crear un «silicon valley» de la medicina regenerativa. Tras la instalación en el Hospital Gregorio Marañón del primer laboratorio que «fabricará» órganos de repuesto, a la Comunidad le ha llegado otra oferta relacionada con la utilización de células madre. Vidacord, un banco privado de sangre de cordón umbilical, ha ofrecido a Madrid la posibilidad de crear un centro que ayude a trasladar a los pacientes las investigaciones con las células obtenidas de este tejido. El proyecto llega de la mano de esta empresa y del científico de la Universidad de Minessota (EE.UU.) John Wagner, un pionero en la utilización de estas células tan valiosas.
La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, recibió ayer la propuesta del propio Wagner, del catedrático de Microbiología César Nombela y del presidente de Vidacord, Ángel Álvarez. Durante la reunión, Aguirre expresó su interés en el desarrollo de un centro que nacería de la colaboración público-privada. Si Madrid no accede, el siguiente candidato en la lista será Londres. El fundador de Vidacord explicó que su primer candidato es la Comunidad, por el nivel de sus hospitales y también en agradecimiento a la presidenta. Álvarez recordó la «valentía» de Aguirre al autorizar los primeros bancos privados de sangre de cordón umbilical, antes de que lo hiciera el Ministerio de Sanidad.
Piel de mariposa
Aunque sólo se tiene el embrión del proyecto, la idea es que el centro se dedique tanto a la investigación como al tratamiento de pacientes. Wagner exportaría su conocimiento a Europa, con Madrid como plataforma. De los 20.000 trasplantes con células madre de cordón que se han realizado en el mundo, el científico estadounidense ha realizado más de 1.500 trasplantes.
Una de sus aportaciones más conocidas es la utilización de estas células para regenerar la piel de personas afectadas por epidermolisis bullosa. Esta enfermedad rara hace que la piel sea extremadamente frágil, como las alas de una mariposa, y cualquier roce se convierte en una úlcera. Si se implantara el centro en Madrid los niños españoles afectados podrían ser atendidos sin cruzar el Atlántico. En España hay sólo unos 200 niños afectados, pero podría recibir también otros pacientes europeos. De momento, este tratamiento experimental sólo se ofrece en un hospital americano, donde Wagner dirige el departamento de Hematología y trasplantes de médula.
El científico de la Universidad de Minnesota trabaja también en la aplicación de las células madre de cordón y de médula ósea a enfermedades tan comunes como la diabetes tipo 1, la esclerosis múltiple o la artritis reumatoide, patologías con una base autoinmune. Con células del cordón y de la médula ósea ha realizado trasplantes para combatir la anemia de Fanconi, un raro desorden de la sangre.
Durante su visita a Madrid, Wagner lamentó la poca información que hay en España sobre la donación de cordón umbilical. Los datos que maneja es que sólo se donan unas 20.000 muestras y «se tiran a la basura» la inmensa mayoría. También criticó el modelo español que no prohíbe abiertamente los bancos privados de cordón umbilical, aunque se reserva el derecho del uso público de las muestras almacenadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *