Un medicamento celular español reduce drásticamente la mortalidad de los pacientes críticos por COVID-19

La insuficiencia respiratoria hipóxica aparece en el 4-19% de pacientes con COVID-19, especialmente en aquellos que presentan factores de riesgo como edad avanzada,  sexo masculino, diabetes, cáncer o un estado de inmunosupresión. Los principales paliativos para el distrés respiratorio agudo son la oxigenoterapia y la ventilación mecánica (invasiva y no invasiva)

De los pacientes en situación crítica, con ventilación mecánica invasiva, el 85% acaba falleciendo. Precisamente, son este tipo de enfermos quienes han sido objeto de estudio del proyecto BALMYS-19, coliderado por los científicos Bernat Soria y Damián García-Olmo.

Esperanzadores resultados

Los resultados iniciales del proyecto, publicados en la revista EClinicalMedicine Lancet, demuestran que la administración de un medicamento elaborado con células madre, reduce la mortalidad de los pacientes críticos desde el 85% al 15%.

En el transcurso de la prueba inicial, fueron tratados 13 enfermos de coronavirus que no habían respondido a otros tratamientos, se encontraban en una fase crítica de la enfermedad y permanecían intubados.

La terapia celular que se les aplicó está compuesta por células mesenquimales estromales alogénicas, que tienen facultades antiinflamatorias, regenerativas y reguladoras del sistema inmunitario. Esta clase de células, que pueden ser extraídas de la sangre del cordón umbilical, ya había dado pruebas de su efectividad en estudios anteriores, pero este es el más amplio publicado hasta la fecha.

Tras la administración del medicamento en los pacientes participantes, la mortalidad cayó hasta el 15%, descendió la inflamación, la coagulación y el daño tisular y la mayoría pudieron ser desintubados, cuando todavía estaban en la etapa de recogida de datos. Tras descartarse que pudiera reducir la presencia de linfocitos, se comprobó lo contrario, que aumentaba el porcentaje de linfocitos B (sintetizadores de los anticuerpos) y de linfocitos T (que se enfrentan directamente al virus)

Poco a poco, la ciencia va desgranando el enorme potencial y la versatilidad de las células madre para luchar contra diversas enfermedades. Guardando la sangre del cordón de vuestros hijos, ellos estarán preparados hacer frente a dolencias como leucemias, linfomas, enfermedades de la médula ósea… y estas son solo las primeras de una larga lista que va creciendo al mismo ritmo que los descubrimientos científicos.