Las células madre mesenquimales del cordón umbilical luchan contra el COVID-19

Las posibilidades de las células madre como tratamiento contra el COVID-19 van volviéndose más reales con cada nuevo estudio realizado.

El foco de las investigaciones está ahora puesto en las células madre mesenquimales que pueden extraerse del cordón umbilical y actúan como inmunomoduladores frente a una de las complicaciones más graves del COVID-19: la tormenta de citoquinas.

Las citoquinas son un grupo de proteínas que se activan tras la difusión de las células inmunitarias que se enfrentan a los patógenos. Si esas células se multiplican excesivamente pueden generar una inflamación masiva que acabe produciendo la muerte del organismo. Si esto afecta a los pulmones, puede desembocar en la oclusión de las vías respiratorias.

Un gran número de los enfermos de COVID-19 lo cursan con síntomas leves (tos, fiebre…) que desaparecen sin tratamiento específico después de unos días. Pero el pronóstico se agrava cuando entra en juego la tormenta de citoquinas. De hecho, este fenómeno tiene una relación directa con la alta mortalidad de pandemias históricas como la gripe española de 1918. Pero no está ligado únicamente a las epidemias globales, sino que también está presente en las enfermedades autoinmunes reumatológicas, como el Lupus Eritematoso Sistémico.

Células mesenquimales para frenar la tormenta de citoquinas

Las células mesenquimales ya han demostrado su eficacia terapéutica contra enfermedades en las que es preciso rebajar la acción del sistema inmunológico y reducir las alteraciones inflamatorias. Así, el papel de las células mesenquimales frente al coronavirus no sería el de luchar directamente contra el virus, sino el de regular el sistema inmunitario de las personas contagiadas para reducir el riesgo de que este se defienda de manera desproporcionada.

Los ensayos clínicos con animales demuestran la efectividad de las células mesenquimales contra el COVID-19. Y ya han comenzado a realizarse ensayos con humanos, como el llevado a cabo con siete pacientes chinos o los que se están desarrollando actualmente en España.

Los primeros resultados son esperanzadores y abren la puerta a nuevas investigaciones sobre las extraordinarias capacidades de las células madre mesenquimales extraídas del cordón umbilical. Para sacar todo el partido de ese potencial es absolutamente necesaria una correcta recogida, análisis y criopreservacion de las células madre lo antes posible. VidaCord único banco en España con laboratorio propio -situado en Madrid- gana tiempo en el procesamiento y permite conservar un mayor volumen de células madre. Esto es vital a la hora de utilizarlas en un tratamiento oncológico, ya que una mayor cantidad de células favorece el proceso y aumenta las probabilidades de éxito.

Como aliviar las molestias de la última etapa del embarazo

Como aliviar las molestias de la última etapa del embarazo

Ya habéis superado las náuseas y los mareos, os habéis acostumbrado a las patadas y al cansancio, pero ahora camináis como un pato y os sentís como un globo aerostático. Estáis en la recta final del embarazo. Las molestias que sufrís os hacen desear que llegue el momento del parto y que podáis ver, por fin, la carita a vuestro bebé. Para echaros una mano con esas incómodas molestias, los expertos de Vidacord han preparado algunos consejos para vosotras:

Os cuesta mucho dormir

Llegadas a este punto de la gestación, cada vez os cuesta más dormir la noche entera. Los paseos al baño son frecuentes y al tumbaros boca arriba, el peso de la tripa provoca que os acabe doliendo la espalda y su volumen hace que os cueste más respirar. Dais vueltas constantemente pero no encontráis la postura perfecta.

Los especialistas recomiendan dormir sobre el lado izquierdo porque facilita el flujo circulatorio hacia el corazón y mejora el riego sanguíneo hacia los riñones, el útero y el bebé. Si, además, utilizáis una almohada de embarazo, eso reducirá la presión sobre la barriga y sobre las piernas y estaréis más cómodas.

Os falta la respiración

Entre los cambios asombrosos que se producen en vuestro cuerpo, uno de los más notables es el desplazamiento de los órganos. El crecimiento del útero y del propio bebé, hacen que los pulmones se muevan hacia arriba y que el diafragma se encuentre oprimido, por eso, cuanto más se acerca el momento del parto, más os cuesta respirar. Pero ese no es el único motivo, durante la gestación la mucosa nasal se inflama debido al aumento del riego sanguíneo y obstruye el conducto nasal.

Para mejorar estas molestias, podréis utilizar un humidificador, limpiar la nariz con suero fisiológico y no dejar de practicar algún ejercicio moderado que mantenga activo vuestro sistema respiratorio.

Vuestras digestiones son pesadas

A partir del tercer trimestre, la acidez y las malas digestiones son más frecuentes como consecuencia de la expansión del útero, que comprime el estómago y los intestinos. Al encontrarse ligeramente aplastado el estómago, la comida puede subir hacía el esófago y eso es lo que causa la sensación de acidez.

En este caso, es recomendable ingerir cantidades pequeñas cada pocas horas, de esta forma las digestiones serán más sencillas. Tratad de evitar las grasas, el café y las salsas, así como el picante. Dar un paseo tras la comida y dejar pasar un par de horas antes de iros a dormir, también os ayudarán a sentiros mejor.

Puede que estéis cansadas de todas estas molestias y que os parezca que nunca van a terminar, pero no os preocupéis, el alumbramiento está ya muy cerca y cuando tengáis a vuestro bebé en brazos olvidaréis todas las incomodidades pasadas. ¡Mucho ánimo y adelante!

La ecografía: una ventana hacia el futuro

Ecografia embarazo

Desde siempre las mamás han querido conocer detalles acerca de su futuro bebé antes de su nacimiento. Antiguamente, aplicaban supersticiones para conocer el sexo y hacían suposiciones sobre su probable tamaño o incluso sobre su carácter en función de cuestiones arbitrarias como la apariencia de la tripa o el ciclo de la Luna.

Pero no fue hasta la generalización de las ecografías cuando por fin se pudieron averiguar estas cuestiones de forma real. La ecografía es un procedimiento de diagnóstico médico que genera imágenes bidimensionales o tridimensionales mediante ultrasonidos.

Se trata de una prueba no invasiva que permite acciones tan importantes como: confirmar un embarazo, conocer si existe más de un embrión, estimar las semanas de gestación, diagnosticar posibles malformaciones congénitas o realizar mediciones del feto para comprobar que su crecimiento es normal.

En los últimos años, -además de su finalidad médica-, las ecografías han dado un paso adelante y se han convertido en un instrumento de carácter emocional. Las nuevas técnicas en 3D y 4D hacen posible ver -en tiempo real- el aspecto aproximado del bebé en el interior del útero, en imágenes fijas o en movimiento. Ha pasado de ser algo inimaginable a convertirse en una cita prácticamente imprescindible para los futuros papás.

Pero ¿cuántas ecografías se realizan a lo largo del embarazo? Desde Vidacord, te lo explicamos:

Caso aparte son los embarazos de alto riesgo o las gestaciones múltiples, que llevan asociadas un mayor número de ecografías y un seguimiento más exhaustivo, pero -según la Sociedad Española de Ginecología- lo estipulado durante una gestación sin complicaciones son tres ecografías, una en cada trimestre del embarazo.

La primera, en la semana 12, es la más importante porque sirve para descartar posibles malformaciones. La segunda, se lleva a cabo en la semana 20 y se utiliza para valorar la morfología del feto. Es una de las más esperadas por los padres porque suele mostrar el sexo del bebé. Por último, en la semana 32, la ecografía final comprobará el estado de la placenta y el crecimiento fetal.

La tecnología avanza imparable y las ecografías cada vez son más precisas y realistas, sin embargo, por mucho que se aproximen a la realidad algo que nunca podrán reproducir es la sensación de ver por primera vez la carita de tu bebé recién nacido, eso es inimitable.