¿Cuándo es imprescindible una cesárea?

Mujer mostrando la cicatriz de su cesárea

Si antiguamente se decía que los bebés llegaban al mundo gracias a la cigüeña, hoy en día, la situación ha cambiado mucho, ya que casi uno de cada cinco niños (21%) nace por cesárea. La cesárea supera ampliamente la tasa ideal recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que se situaría entre el 10% y el 15% de los partos.

En España, la situación es aún más llamativa, ya que -según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística- en 2015, uno de cada cuatro bebés nació por cesárea (26,66%)

La técnica de la cesárea es un procedimiento sanitario que reduce complicaciones graves y salva miles de vidas, pero el problema surge cuando se generaliza su uso en casos en los que no resulta médicamente necesario. Por este motivo, la OMS ha publicado una guía con la que pretende reducir el número de cesáreas innecesarias, apostando por un parto menos intervenido y donde tengan un mayor peso las decisiones de la madre.

Hace años, una vez que una mujer daba a luz por cesárea, se sabía que los siguientes partos también serían así. El motivo era que la cesárea se practicaba mediante una incisión vertical que atravesaba las fibras musculares del útero, actualmente el corte es horizontal y sigue el recorrido de las fibras, por lo que el útero conserva su integridad y podría soportar las contracciones de otro posible parto. Por ese motivo, hoy en día, se favorecen los partos vaginales después de cesáreas, siempre que las condiciones de la madre y del bebé lo permitan.

Entonces ¿en qué situaciones son realmente imprescindibles las cesáreas? En principio, la cesárea puede ser necesaria cuando el parto vaginal suponga un riesgo para la madre o para el niño y este concepto abarca varias situaciones:

  • Si la madre sufre una patología previa, como por ejemplo una enfermedad del corazón.
  • Si el bebé viene demasiado grande o si la pelvis de la madre es demasiado pequeña.
  • Si en el momento del trabajo del parto, el niño no se presenta en la posición correcta. En vez de eso se suele colocar atravesado o en posición podálica.
  • Si la placenta está situada en la salida del útero (placenta previa) o si ocurre un desprendimiento.
  • Si se interrumpe el parto de forma imprevisible e inesperada.
  • Si el bebé da señales de sufrimiento agudo como, por ejemplo, cuando el cordón umbilical cae a través del cérvix abierto en la vagina por delante del bebé y queda atrapado contra su cuerpo (prolapso del cordón)

En condiciones normales, lo ideal es que el parto sea lo menos intervenido posible, pero si se dan alguna de las situaciones descritas, los médicos aconsejarán la realización de una cesárea. Afortunadamente, actualmente se están implementando muchas medidas para humanizar los partos por cesárea -permitir la presencia de un acompañante, fomentar el contacto “piel con piel” …- y minimizar sus inconvenientes.

No obstante, aunque el parto sea por cesárea, también es posible realizar la recogida de la sangre del cordón umbilical para su criopreservación y su posible utilización en un futuro. El protocolo es el mismo que en un parto vaginal: avisar previamente al equipo médico, llevar el dispositivo de recogida y la documentación, extracción de la muestra en el momento del parto, avisar al laboratorio para que lo recojan, recepción y verificación de la muestra y criopreservación individualizada.

Consejos para “dar el gran salto”: de la cuna a la cama

El salto de la cuna a la cama

¿Habéis sorprendido a vuestro pequeño tratando de escalar los barrotes o haciendo una montaña de peluches para escapar de la cuna? No cabe duda, ha llegado el momento de pasarle a una cama “de mayores”, antes de que en uno de sus intrépidos intentos acabe por daros un susto.

Quizá os parezca demasiado pronto, -hace nada era una criaturita recién nacida que solo sabía comer y dormir, ¿verdad? –  pero, aunque cada niño tiene su propio ritmo, lo habitual es que se aburran de su cuna entre los 2 y los 3 años.

Intentar salir de la cuna puede ser una señal, pero no es inequívoca, ya que a veces, lo único que sucede es que quieren probar su habilidad para escabullirse de un sitio complicado, pero no desean dejar de dormir en su camita.

En ocasiones, es el propio niño quien os lo pide con su “lengua de trapo”: “quiero `mimir´ en una cama”. Esto suele suceder, sobre todo, en el caso de hermanos pequeños, que están deseando dormir en una cama de verdad cómo sus hermanos mayores.

Pero, el motivo indiscutible del cambio a la cama es comprobar que la cuna se le ha quedado pequeña a “vuestro grandullón”, que ya choca con la cabeza o con los pies o que golpea con los barrotes laterales cuando se gira mientras duerme. El equipo de Vidacord ha elaborado varias recomendaciones para que el cambio sea suave y no descoloque al niño:

  • Evitar que coincida con situaciones que puedan incrementar el estrés del pequeño: la llegada de un hermanito, el abandono del pañal…, etc.
  • Contar con vuestro hijo a la hora de desmontar y guardar la cuna y de elegir el tipo de cama o las sábanas; así sentirá que forma parte del proceso y lo asumirá mejor.
  • Es importante que la cama elegida no sea demasiado alta para que pueda subir y bajar con facilidad y que lleve una barrera incorporada (o que instaléis una si no la lleva) que impida que el niño pueda caerse.
  • Colocad la cama en el lugar que ocupaba la cuna y cread un entorno acogedor. Aunque guardéis la cuna, los peluches deben seguir acompañando a su mejor amigo: vuestro peque. Una pequeña estantería con sus cuentos favoritos o una mesita baja con pinturas y papel, completarán un ambiente en el que vuestro hijo se sentirá seguro y tranquilo.
  • Para crear un refuerzo positivo, podéis iniciar nuevos rituales nocturnos que vayan asociados a la cama, como leer un cuento antes de dormir o dar las buenas noches y arropar a los peluches que duerman con él.

Lo más importante es que sea una transición natural y que el niño lo haga convencido e ilusionado, así se convertirá en un paso positivo de su desarrollo.

Prepara tu hogar a prueba de bebés

bebe mirando un enchufe

Los bebés son seres de naturaleza exploradora y temeraria que no necesitan más de un segundo para provocar pequeñas catástrofes a su alrededor. Cuanto más aumenta su movilidad y su autonomía mayor es el riesgo que corren de sufrir accidentes. A lo largo de su infancia, los reflejos de los padres “salvarán” a sus hijos de incontables caídas, golpes y otros incidentes, pero, aun así, los niños se pondrán en riesgo en muchas ocasiones y de diferentes formas dependiendo de la edad que tengan en cada momento.

En torno a los seis meses el accidente más habitual son las caídas desde el cambiador o la cama, hasta los tres años los golpes, las quemaduras y los atragantamientos y hasta los seis años el mayor riesgo se encuentra en la actividad física que puede derivar en caídas, choques

Asusta ¿verdad? No os preocupéis, porque parece que los niños están hechos de goma y la mayoría de las veces se libran de estos pequeños accidentes caseros, apenas con un rasguño o con unas cuantas lágrimas. No obstante, lo mejor es que preparéis vuestra casa a prueba de niños cuando un bebé venga en camino. Para ello os recomendamos que os pongáis en su lugar literalmente. Debéis sentaros en el suelo e incluso gatear e ir comprobando hasta donde sois capaces de llegar y qué posibles peligros están a vuestro alcance: cables, enchufes, objetos cortantes, productos de limpieza, objetos pesados…

El equipo de Vidacord ha preparado una serie consejos, divididos por estancias, para ayudaros a proteger a vuestros hijos en el hogar:

Cuarto de baño

Aunque parezca obvio, nunca dejéis a un niño en la bañera sin supervisión, los pequeños pueden ahogarse con tan solo unos centímetros de agua. Para evitar resbalones y caídas, poned una alfombrilla antideslizante en el interior de la bañera y otra fuera.

Colocando protectores de grifos evitaréis que puedan golpearse o quemarse con ellos y, al mismo tiempo, que puedan abrirlos.

No coloquéis calefactores (u otros aparatos eléctricos) cerca del agua y alejad de su alcance medicamentos, tijeras, cosméticos u otros productos que puedan suponer un riesgo.

Cocina

Probablemente sea una de las estancias que reúne un mayor número de peligros en un menor espacio -cortes, golpes, quemaduras…-, por eso hay que ser especialmente cuidadosos a la hora de asegurarla.

Colocad protectores los mandos de la cocina, el horno y el microondas; bloquead los cajones y armarios que estén a su altura (sobre todo aquellos que puedan contener objetos cortantes o piezas de cristal o cerámica); utilizad siempre los fuegos interiores, no dejéis que sobresalga el mango de la sartén y no permitáis que puedan llegar hasta las ollas todavía calientes (o con aceite) y, por último, pero muy importante: guardad fuera de su alcance los productos de limpieza.

Zonas comunes

Los enchufes son como imanes para los niños, que se empeñan en introducir sus deditos para “ver qué pasa”, si queréis evitarlo, instalad protectores. Los hay que permiten seguir usando los enchufes pero que impiden que los pequeños metan los dedos. Para proteger sus deditos, también es aconsejable poner topes en las puertas de paso y en las de los armarios.

Las esquinas de las mesas y los muebles suponen también un riesgo, ya que tienen la altura perfecta para que los bebés que ya caminan puedan golpearse en la cabeza. Unos protectores adhesivos acolchados son la mejor solución.

Uno de los accidentes más frecuentes es la caída de muebles pesados sobre los pequeños; fijando las cómodas, estanterías y otros muebles de este tipo a la pared, lo evitaréis.

Las barreras de seguridad son muy útiles para impedir que accedan a las escaleras, las terrazas exteriores u otras zonas comprometidas.

 

Podríamos hacer una lista casi interminable de los posibles peligros y sus medidas de protección correspondiente, no obstante, lo que mejor protegerá a vuestros hijos será vuestro sentido común, vuestra atención constante y vuestro amor.