¿Mi bebé ha nacido sano? primeras pruebas médicas

Bebe Sano

Tras meses de espera y un parto agotador por fin ha nacido y descansa en tus brazos. Mientras lo observas con amor piensas: ¿estará bien? ¿estará sano? No te preocupes, los profesionales sanitarios que te han atendido se van a encargar de hacerle una serie de pruebas para comprobar que tu bebé está perfectamente y no necesita cuidados médicos adicionales.

En los primeros momentos tras el nacimiento el bebé debe estar piel con piel con su madre, por eso, se le hacen varias pruebas allí mismo, sin necesidad de separarlos:

El test de Apgar

Es un reconocimiento no invasivo que analiza cinco aspectos de la salud del bebé: su coloración (que debe ser rosada), su frecuencia cardíaca (más de 100 latidos por minuto), su tono muscular (flexión de las extremidades), sus reflejos (debe reaccionar ante un ligero pellizco o una palmada) y su respiración (que llore y respire sin problemas) Se hace al minuto de nacer y se repite cinco minutos después.

Pinzamiento del cordón y extracción de sangre

Tras cortar el cordón umbilical, se toman dos muestras de sangre para llevar a cabo dos análisis imprescindibles para el recién nacido: precisar el grupo sanguíneo y el Rh y examinar los gases y el pH (necesario para saber el grado de oxigenación al nacer)

Este es también el momento para extraer la sangre y el tejido del cordón umbilical si los padres han decidido conservar las células madre de su hijo. Para ello se utilizará un dispositivo especial de recogida que mantendrá las muestras hasta que sean enviadas al banco de sangre de cordón y posteriormente congeladas.

A partir de 48 horas después del parto, mientras la mamá y el pequeño se recuperan antes de recibir el alta, se le efectuarán estos exámenes al recién nacido:

Otoemisiones acústicas

Es un test que permite diagnosticar hipoacusia o sordera en las fases más tempranas. Consiste en poner una reducida sonda en el oído externo del bebé y emitir un sonido. Ante este estímulo, el oído interno (cóclea o caracol) genera una serie de ruidos (otoemisiones) que son registradas en un monitor. Si no se detectaran esos ruidos podría ser un indicativo de sordera, pero sería necesario realizar más pruebas para confirmarlo.

Prueba del talón

Con la extracción de una gota de sangre del talón del bebé pueden diagnosticarse hasta 24 enfermedades congénitas endocrinas y metabólicas. Posteriormente, la muestra se analiza en un laboratorio centralizado de cada comunidad autónoma y los padres reciben los resultados en casa pasados unos 20 días.

Gracias a estas pruebas los médicos descartarán que tu pequeño padezca alguna enfermedad o podrán detectarla de manera muy precoz y así tratarla con mayor efectividad y minimizar sus efectos.

La ecografía: una ventana hacia el futuro

Ecografia embarazo

Desde siempre las mamás han querido conocer detalles acerca de su futuro bebé antes de su nacimiento. Antiguamente, aplicaban supersticiones para conocer el sexo y hacían suposiciones sobre su probable tamaño o incluso sobre su carácter en función de cuestiones arbitrarias como la apariencia de la tripa o el ciclo de la Luna.

Pero no fue hasta la generalización de las ecografías cuando por fin se pudieron averiguar estas cuestiones de forma real. La ecografía es un procedimiento de diagnóstico médico que genera imágenes bidimensionales o tridimensionales mediante ultrasonidos.

Se trata de una prueba no invasiva que permite acciones tan importantes como: confirmar un embarazo, conocer si existe más de un embrión, estimar las semanas de gestación, diagnosticar posibles malformaciones congénitas o realizar mediciones del feto para comprobar que su crecimiento es normal.

En los últimos años, -además de su finalidad médica-, las ecografías han dado un paso adelante y se han convertido en un instrumento de carácter emocional. Las nuevas técnicas en 3D y 4D hacen posible ver -en tiempo real- el aspecto aproximado del bebé en el interior del útero, en imágenes fijas o en movimiento. Ha pasado de ser algo inimaginable a convertirse en una cita prácticamente imprescindible para los futuros papás.

Pero ¿cuántas ecografías se realizan a lo largo del embarazo? Desde Vidacord, te lo explicamos:

Caso aparte son los embarazos de alto riesgo o las gestaciones múltiples, que llevan asociadas un mayor número de ecografías y un seguimiento más exhaustivo, pero -según la Sociedad Española de Ginecología- lo estipulado durante una gestación sin complicaciones son tres ecografías, una en cada trimestre del embarazo.

La primera, en la semana 12, es la más importante porque sirve para descartar posibles malformaciones. La segunda, se lleva a cabo en la semana 20 y se utiliza para valorar la morfología del feto. Es una de las más esperadas por los padres porque suele mostrar el sexo del bebé. Por último, en la semana 32, la ecografía final comprobará el estado de la placenta y el crecimiento fetal.

La tecnología avanza imparable y las ecografías cada vez son más precisas y realistas, sin embargo, por mucho que se aproximen a la realidad algo que nunca podrán reproducir es la sensación de ver por primera vez la carita de tu bebé recién nacido, eso es inimitable.

Beneficios de conservar la sangre del cordón umbilical

¿Estás esperando un bebé? ¡Enhorabuena! Se trata de uno de los momentos más importantes que vivirás, así que imaginamos la emoción que debes sentir. Cuando nazca, se convertirá en la principal prioridad, por lo que las decisiones que se toman ahora son más que determinantes.

¿Te has planteado conservar la sangre de su cordón umbilical? Se trata de la principal fuente de células madre, las cuales se convierten en la mejor alternativa terapéutica en el caso de posibles enfermedades. Pero ¿qué otros beneficios debes tener en cuenta? ¡Te informamos de todas las ventajas!

 

  • Técnica sin riesgos e indolora.

¡Así es! La técnica usada por los expertos no implica ningún riesgo, ni para la madre, ni para el bebé. Tras el nacimiento, se pinza el cordón umbilical y, antes de que se expulse la placenta se extrae la sangre de la vena umbilical. ¡Del resto se encarga el propio banco de sangre de cordón!

 

  • Prevención de enfermedades infantiles.

Cada vez son más los avances que combaten las enfermedades infantiles pero, lamentablemente, todavía queda mucho por hacer. Gracias a las células madre que se obtienen de la sangre del cordón umbilical, son muchos los tratamientos que se pueden llevar a cabo para luchar contra ciertos padecimientos.

 

  • Proceso más rápido y accesible.

Aunque hablar de células madre parezca algo de otro mundo, en el momento de una rápida actuación médica se trata de una de las soluciones más ágiles y efectivas. Acudir a las células madre significa un proceso más breve que otros trasplantes, como por ejemplo puede ser el de médula ósea.

 

  • Es la solución idónea para ciertas enfermedades.

Cuando hablamos de enfermedades concretas, como leucemia, linfomas u otras enfermedades sanguíneas, las células madre extraídas del cordón umbilical son la mejor solución. Gracias a estas células se puede regenerar el sistema sanguíneo e inmunológico del paciente.

 

Elegir conservar estas células significa una opción con garantía en cuanto a la compatibilidad exacta de tu bebé, además de, probablemente, con el resto de la familia. Los bancos de sangre de cordón, como Vidacord, se encargan de estas conservaciones, para que los padres puedan estar tranquilos ¡y disfrutar de su bebé!