Qué hemos aprendido tras las primeras Navidades con un bebé

Qué hemos aprendido tras las primeras Navidades con un bebé

La llegada de un bebé transforma a las familias, que se reúnen en torno al nuevo miembro y vuelven a festejar con alegría e ilusión las fiestas navideñas. Las primeras Navidades son muy especiales para los niños: los abuelos los cogen en brazos, los tíos les cantan villancicos, los primos tratan de ponerles un gorrito de Papá Noel y alguno, incluso…, ¡intentará que prueben el turrón!

Sin embargo, las fiestas navideñas también pueden ser ruidosas, estresantes, excesivas…, y poner a prueba hasta al bebé más tranquilo. Por eso, si no queréis que vuestro dulce angelito se convierta en un inquieto y llorón diablillo hay que ser muy consciente de que los bebes tienen su propio ritmo y requieren un entorno tranquilo y unas rutinas básicas. Los profesionales de Vidacord han preparado enumerado los errores más habituales que se cometen en la primera Navidad de los bebés.

Pensar que el bebé se adaptará rápidamente a los cambios

Si os pasa a vosotros, que cuando dormís una noche fuera de casa extrañáis la cama y os desvela cualquier ruido, imaginaros un bebé de unos pocos meses que, además de sentirse fuera de su entorno, está rodeado de personas casi desconocidas que se empeñan en achucharlo…

Para que pueda seguir sus rutinas y estar lo más cómodo posible, lo mejor es celebrar alguno de los eventos en casa, pero con una “comida a la canasta”. Consiste en que cada invitado lleve un plato diferente, así vosotros solo os ocupáis de preparar la mesa y poner las bebidas. Cuando la celebración se hace en otra casa, podéis llevaros un cuco o una cuna de viaje y el vigilabebés y preparar una zona tranquila para que vuestro pequeño pueda descansar alejado del barullo familiar.

Horarios trastocados

En estas reuniones, la hora de empezar a comer siempre se retrasa, pero esto no debe afectar a vuestro pequeño, que ha de seguir sus rutinas alimenticias y de sueño. Si le hacéis esperar para comer o le acostáis más tarde, estará irritable y alterado y tardará un par de días en volver a su ritmo habitual. No pasa nada porque no llegue despierto al momento de las uvas, os aseguramos que no lo recordará.

Familiares amorosos

Sabemos que un bebé es un imán para los abrazos y los besos, pero puede llegar a sentirse molesto ante tanta familiaridad. Como padres, tenéis la responsabilidad de rescatarlo sutilmente y de llevarlo a un lugar tranquilo, si veis que se remueve incomodo o que llora ante el exceso de atención.

Un recuerdo para siempre

En estos tiempos en los que todos los dispositivos llevan una cámara integrada y hasta el bisabuelo tiene móvil, es obvio que habréis tomado centenares de fotos. Sin embargo, a veces, con el jaleo de la celebración, la cantidad de gente, la mala iluminación…, las imágenes resultan no ser muy buenas. Así que, es más recomendable adelantarse y realizar una sesión profesional.

Es mejor que, unos días antes, vistáis a vuestro bebé con sus mejores galas y lo llevéis a un fotógrafo de confianza que se tomará su tiempo para conseguir unas fotos cuidadas y preciosas. Os aseguramos que recordar a vuestro bebé tal y como era en sus primeras Navidades, es un regalo para toda la vida.

Cinco cambios asombrosos en el cuerpo de la embarazada

Cambios cuerpo embarazada

Vísceras que se mueven de su sitio, extremidades que crecen repentinamente, venas que se transparentan, líneas oscuras que aparecen sobre la piel, órganos que aumentan hasta 500 veces su capacidad, …, no, no son extraños fenómenos médicos de causa desconocida. En realidad, son los síntomas habituales de un proceso tremendamente común y natural: el embarazo.

Los profesionales de Vidacord os han preparado una lista de los cinco cambios más asombrosos en el cuerpo de una embarazada:

Vísceras que se mueven

Durante el embarazo, los órganos internos van desplazándose para ir cediendo su sitio al útero y al feto que acoge en su interior. Esta traslación de las vísceras y su forzada compresión en un espacio más reducido hacen que la embarazada tenga algunas molestias digestivas, respiratorias y una frecuente necesidad de orinar. En este vídeo, elaborado por el Museo de Ciencias e Industria de Chicago se muestra claramente el desplazamiento de los órganos internos a lo largo de los nueve meses de gestación.

Big Foot

Aunque tengáis que vestir ropa premamá, siempre podréis seguir luciendo vuestro calzado habitual, ¿verdad? Pues es probable que no, que os veáis obligadas a renovar vuestro fondo de armario zapatero con… un número más. Muchas embarazadas notan como sus zapatos dejan de servirles, porque ya no les entran en los pies.

Esto puede deberse a dos motivos: hinchazón o estiramiento. La hinchazón está provocada al incremento del volumen sanguíneo, a la retención de líquidos y a la mala circulación de la sangre por las venas a las piernas derivada de la expansión del útero.

Por su parte, el estiramiento se produce por la acción de la relaxina. Es una hormona que distiende los ligamentos de las articulaciones de la pelvis, para que sean más elásticos y permitan una mayor apertura del canal del parto. Esta hormona también actúa sobre el resto de los ligamentos, entre ellos los de los pies. Esto provoca que los arcos de los pies pierdan algo de su curvatura y el pie sea ligeramente más largo.

Venas visibles

No le ocurre a todas las mujeres, pero para muchas, la visibilidad de las venas del pecho es uno de los primeros síntomas del embarazo. Esta originado por la subida -de entre un 20% y un 40%- del volumen de sangre en el cuerpo, que se produce para satisfacer las necesidades del feto y para irrigar las mamas, como paso previo a la lactancia materna.

Línea nigra

Es una línea oscura vertical que aparece en el abdomen alrededor del segundo trimestre de embarazo. Normalmente no mide más de un centímetro de ancho y discurre entre el pubis y el ombligo. Se da con mayor frecuencia en mujeres de piel morena y desaparece, sin dejar rastro, tras el parto.

Útero elástico

Se trata de un órgano muscular hueco cuya misión fundamental es la de albergar y alimentar al feto. Antes del embarazo su tamaño es similar al de una naranja, y cuando llegue el momento del parto, sus dimensiones serán las de una sandía. El útero duplicará su capacidad de 500 a 1.000 veces, y, para el final del embarazo, su peso habrá aumentado entre 900 y 1.000 gramos.

¿Estás ya preparadas para ver como vuestro cuerpo se transforma?

Células madre vegetales, reparadoras de la piel tras el embarazo

Células madre vegetales, reparadoras de la piel tras el embarazo

Factores de crecimiento epitelial, ácidos grasos polioxigenados…, estos complicados términos dan nombre a los elementos que la ciencia cosmética está constantemente creando y descubriendo, con un único objetivo: mejorar la apariencia de la piel.

Una de las sustancias que está demostrando un elevado potencial reparador de los tejidos epidérmicos son las células madre de origen vegetal o células meristemáticas.

En los seres vivos, las células madre dan origen al resto de células, reemplazan a las que desaparecen en el ciclo de recambio celular y tienen la increíble capacidad de reconstruir órganos y tejidos. Su trascendencia es tal que las células madre, procedentes de la sangre del cordón umbilical, se están utilizando actualmente para el tratamiento de enfermedades del sistema inmunológico y enfermedades graves de la sangre. Su recogida, tras el parto, es un proceso sencillo e inocuo para la madre y el recién nacido.

Potencial natural

Por su parte, el uso de las células madre vegetales presenta una dimensión más estética: su aplicación reactiva la estructura celular de la piel para corregir daños y frenar el envejecimiento. Los científicos han descubierto que las procedentes de las leguminosas, la soja y la granada son especialmente eficaces para favorecer la síntesis de colágeno y la elastina, un proceso clave para evitar la aparición de estrías en el embarazo.

Durante ese periodo la piel se estira considerablemente -especialmente en zonas como el vientre y el pecho- y esa excesiva distensión provoca la rotura de las fibras de sostén de la dermis, dando lugar a las estrías. La aplicación de fórmulas que contienen células madre vegetales favorece la elasticidad de la piel y la reestructuración del tejido conectivo, reduciendo así los daños en la piel.

Cremas como la Emulsión Corporal de Carmenta incorporan componentes activos de células madre vegetales -extraídos y cultivados mediante las técnicas más vanguardistas-, pero también otros avances cosméticos como los ya mencionados factores de crecimiento epitelial y los aceites grasos polioxigenados. La suma de estos ingredientes da lugar a compuestos altamente nutritivos, de gran eficacia reestructurarte y reafirmante, perfectos para el cuidado de la piel durante el embarazo y el posparto.