Alimentos que no debes tomar durante el embarazo

 

No es raro que durante el embarazo comiences a preocuparte por qué es lo que debes comer y qué no, pero lo cierto es que no debes alarmarte. Intentar llevar una vida sana será la clave para que tengas un embarazo de éxito. Tan solo toma nota de algunos alimentos que tendrás que evitar o, simplemente, llevar cuidado.

  • Bebidas alcohólicas y con cafeína.

Aunque parezca una evidencia es algo que deberás tener muy en cuenta. El consumo de alcohol, a ningún nivel, está considerado como seguro a lo largo de todo el embarazo. Del mismo modo, las bebidas con cafeína tampoco son recomendadas, es mejor limitar su consumo o sustituirlo por otros productos descafeinados.

  • Pescados con alto nivel de mercurio.

El pescado y el marisco en general son beneficiosos para tu dieta durante el embarazo, sin embargo, hay ciertos tipos que deberás evitar por su alto nivel de mercurio. Estos son: tiburón, pez espada, caballa o blanquillo.

  • Quesos y lácteos en general, sin pasteurizar

Aquellos quesos blandos, sin pasteurizar serán los que deberás evitar si estás embarazada. Son aquellos que conocemos frecuentemente como “quesos frescos”, y algunos ejemplos son: queso feta, de cabra, camembert o queso azul. De igual forma, la leche sin pasteurizar, jugos y el vinagre de sidra, no son recomendados.

  • Embutidos de cualquier tipo

Se trata de carnes o aves sin cocinar y no te harán bien en el transcurso del embarazo. Ya sean embutidos secos o ahumados deberás evitarlos. El jamón, pavo, rosbif, salchichas, mortadela, salami o chorizo son algunos de los ejemplos.

  • Comida cruda en general

Por supuesto, no deberás comer durante el embarazo toda clase de comida que no esté bien cocinada, desde los huevos, hasta el pescado, prestando mucha atención a las masas. Ten mucho cuidado con los postres y aquellas comidas con gran variedad de ingredientes. Además, ten en cuenta que ciertas salsas llevarán alimentos que no han sido cocinados.

Desde Vidacord te aconsejamos que lleves una dieta sana, equilibrada y variada. Tan solo llevando cuidado con los alimentos que consumes durante el embarazo, ¡todo irá genial!

 

Beneficios de conservar la sangre del cordón umbilical

¿Estás esperando un bebé? ¡Enhorabuena! Se trata de uno de los momentos más importantes que vivirás, así que imaginamos la emoción que debes sentir. Cuando nazca, se convertirá en la principal prioridad, por lo que las decisiones que se toman ahora son más que determinantes.

¿Te has planteado conservar la sangre de su cordón umbilical? Se trata de la principal fuente de células madre, las cuales se convierten en la mejor alternativa terapéutica en el caso de posibles enfermedades. Pero ¿qué otros beneficios debes tener en cuenta? ¡Te informamos de todas las ventajas!

 

  • Técnica sin riesgos e indolora.

¡Así es! La técnica usada por los expertos no implica ningún riesgo, ni para la madre, ni para el bebé. Tras el nacimiento, se pinza el cordón umbilical y, antes de que se expulse la placenta se extrae la sangre de la vena umbilical. ¡Del resto se encarga el propio banco de sangre de cordón!

 

  • Prevención de enfermedades infantiles.

Cada vez son más los avances que combaten las enfermedades infantiles pero, lamentablemente, todavía queda mucho por hacer. Gracias a las células madre que se obtienen de la sangre del cordón umbilical, son muchos los tratamientos que se pueden llevar a cabo para luchar contra ciertos padecimientos.

 

  • Proceso más rápido y accesible.

Aunque hablar de células madre parezca algo de otro mundo, en el momento de una rápida actuación médica se trata de una de las soluciones más ágiles y efectivas. Acudir a las células madre significa un proceso más breve que otros trasplantes, como por ejemplo puede ser el de médula ósea.

 

  • Es la solución idónea para ciertas enfermedades.

Cuando hablamos de enfermedades concretas, como leucemia, linfomas u otras enfermedades sanguíneas, las células madre extraídas del cordón umbilical son la mejor solución. Gracias a estas células se puede regenerar el sistema sanguíneo e inmunológico del paciente.

 

Elegir conservar estas células significa una opción con garantía en cuanto a la compatibilidad exacta de tu bebé, además de, probablemente, con el resto de la familia. Los bancos de sangre de cordón, como Vidacord, se encargan de estas conservaciones, para que los padres puedan estar tranquilos ¡y disfrutar de su bebé!

Todo lo que debes saber sobre el meconio, la primera caca de tu bebé

Disfrutar de las primeras horas de vida de tu hijo es una sensación magnífica y enriquecedora. Quedarte embobado mientras abre los ojos o mueve sus manitas, cogerle en brazos y acunarle, mirarle largo y tendido cuando duerme… En esos primeros momentos todo es precioso, incluso los llantos. Pero la magia se rompe de manera muy escatológica al poco tiempo de vida del pequeño: la primera caca del bebé, el meconio, llega a tu vida y eso es algo difícil de olvidar.

El meconio es una sustancia viscosa y espesa, de color oscuro, normalmente de un tono negro-verdoso, formada durante el embarazo en el tubo digestivo del bebé. Se trata de la primera caca, o de las primeras heces, que deposita el recién nacido durante las primeras 48 horas de su vida, aproximadamente.

El meconio está compuesto por secreciones o restos que se quedan en el estómago e hígado del bebé y que terminan llegando al intestino grueso del mismo, como moco, bilis y restos de la capa superficial de la piel (células muertas o el vello fino y suave que cubre su cuerpo y que va cayendo poco a poco).

La primera caca pilla de sorpresa a muchos padres por su color y densidad, pero es algo totalmente normal, ya que los componentes mencionados se encuentran en el líquido amniótico que el bebé va tragando durante el proceso de gestación.

Lo habitual es que el meconio sea expulsado en las primeras 48 horas de vida, como te hemos comentado. Aún así, también puede ocurrir que lo expulse antes de nacer por el estrés que siente el bebé según siente la necesidad de salir del útero. Esto puede ser un problema porque puede aspirarlo y que llegue a sus pulmones y los inflame, pero para eso los médicos le revisan de arriba abajo nada más salir del cuerpo de la madre.

Estas primeras cacas desaparecen según el recién nacido va consumiendo leche materna o leche en polvo, dependiendo de la alimentación que se le dé. No tienes por qué preocuparte, es algo normal; el niño no sufre por expulsar heces de ese color y consistencia. Lo peor para ti es abrir el pañal y descubrir esa situación y, sobre todo, ese olor, normalmente fuerte y desagradable, pero seguro que las 48 horas se te pasan volando.

¿Qué tal fue tu primera vez ante el meconio? ¿Pensaste que había algo raro o te echaste a reír por lo que tu bebé era capaz de expulsar de su cuerpo? Cuéntanoslo en los comentarios.