Todo lo que debes saber sobre el meconio, la primera caca de tu bebé

Disfrutar de las primeras horas de vida de tu hijo es una sensación magnífica y enriquecedora. Quedarte embobado mientras abre los ojos o mueve sus manitas, cogerle en brazos y acunarle, mirarle largo y tendido cuando duerme… En esos primeros momentos todo es precioso, incluso los llantos. Pero la magia se rompe de manera muy escatológica al poco tiempo de vida del pequeño: la primera caca del bebé, el meconio, llega a tu vida y eso es algo difícil de olvidar.

El meconio es una sustancia viscosa y espesa, de color oscuro, normalmente de un tono negro-verdoso, formada durante el embarazo en el tubo digestivo del bebé. Se trata de la primera caca, o de las primeras heces, que deposita el recién nacido durante las primeras 48 horas de su vida, aproximadamente.

El meconio está compuesto por secreciones o restos que se quedan en el estómago e hígado del bebé y que terminan llegando al intestino grueso del mismo, como moco, bilis y restos de la capa superficial de la piel (células muertas o el vello fino y suave que cubre su cuerpo y que va cayendo poco a poco).

La primera caca pilla de sorpresa a muchos padres por su color y densidad, pero es algo totalmente normal, ya que los componentes mencionados se encuentran en el líquido amniótico que el bebé va tragando durante el proceso de gestación.

Lo habitual es que el meconio sea expulsado en las primeras 48 horas de vida, como te hemos comentado. Aún así, también puede ocurrir que lo expulse antes de nacer por el estrés que siente el bebé según siente la necesidad de salir del útero. Esto puede ser un problema porque puede aspirarlo y que llegue a sus pulmones y los inflame, pero para eso los médicos le revisan de arriba abajo nada más salir del cuerpo de la madre.

Estas primeras cacas desaparecen según el recién nacido va consumiendo leche materna o leche en polvo, dependiendo de la alimentación que se le dé. No tienes por qué preocuparte, es algo normal; el niño no sufre por expulsar heces de ese color y consistencia. Lo peor para ti es abrir el pañal y descubrir esa situación y, sobre todo, ese olor, normalmente fuerte y desagradable, pero seguro que las 48 horas se te pasan volando.

¿Qué tal fue tu primera vez ante el meconio? ¿Pensaste que había algo raro o te echaste a reír por lo que tu bebé era capaz de expulsar de su cuerpo? Cuéntanoslo en los comentarios.

¿Cuánto sabes sobre los beneficios de conservar la sangre del cordón umbilical?

El cordón umbilical es el conducto que une al bebé con su madre. Gracias a él, el feto recibe el oxígeno y las sustancias nutritivas para desarrollarse y gestarse de forma adecuada. Cuando nace el niño/a, el cordón se corta y tiende a descartarse. Pero ¿sabías que la función de ese cordón va mucho más allá y no se limita solo al tiempo pre-parto?

Desde Vidacord, el primer banco privado de sangre de cordón umbilical autorizado en España y con laboratorio propio en Madrid desde 2007, hemos organizado unas jornadas informativas sobre el cordón umbilical y los beneficios de conversar su sangre.

Los futuros papás y mamás deben conocer la importancia real del cordón para no cometer el error de deshacerse de él antes de tiempo. La sangre del cordón incorpora células madre que son 100% compatibles con el propio bebé. Estas células tienen la capacidad de reemplazar las células sanguíneas más viejas por otras nuevas, aspecto que sirve para tratar enfermedades de la sangre, del sistema inmune, trastornos metabólicos y en caso de trasplantes.

Estos y otros beneficios se explicarán en detalle en las jornadas que se celebrarán en toda España. El objetivo es que los futuros padres tengan en su poder la información sobre el tema y puedan cuidar lo mejor posible de sus pequeños.

Las charlas se celebrarán en establecimientos de El Corte Inglés de diferentes puntos del país. A continuación, os dejamos todas las fechas y localizaciones para que podáis asistir:

 

09/03 – Arabial (Granada) – 18h

09/03 – León – 18h

09/03 – Valladolid – 18h

10/03 – Las Palmas – 12h

15/03 – Málaga – 18h

16/03 – Mijas – 12h

16/03 – Salamanca – 18h

20/03 – Princesa (Madrid) – 19h

21/03 – Ronda de Córdoba – 18h

22/03 – Huelva – 19h

22/03 – Campo de las Naciones (Madrid) – 18h

23/03 – Siete palmas (Canarias) – 18h

23/03 – Sanchinarro (Madrid) – 18h

23/03 – Castellana (Madrid) – 18h

 

Acércate a una de estas charlas. En Vidacord estaremos encantados de explicarte los beneficios de guardar la sangre del cordón umbilical y de resolver todas tus dudas. ¿Te apuntas?

Baby-Led Weaning: ¿deben los bebés aprender a comer solos?

En cuestiones de maternidad y de bebés, cada niño y cada familia es un mundo. La alimentación del pequeño es siempre uno de los principales focos de atención, ya que hay diferentes métodos alimentarios que se pueden llevar a cabo en función de las necesidades del infante. Uno de ellos, el baby-led weaning, es uno de los más populares en la actualidad.

La alimentación autorregulada por el bebé, más conocida como baby-led weaning, es un método que ha cogido mucha fuerza en los últimos años. No se trata del descubrimiento del siglo, pues muchas madres o abuelas ya lo utilizaban aún sin conocer su nombre, pero sí que es una técnica alimentaria de la que cada vez se busca más información. ¿Deben los bebés aprender a comer solos? Te lo explicamos.

Baby-Led Weaning, todas sus claves

El baby-led weaning (BLW) es una forma de complementar la alimentación del niño proporcionándole alimentos enteros para que se alimente por sí mismo, autorregulando así lo que come y lo que no según su apetito y preferencias.

Dado que se trata de comida física y no en puré, no se puede llevar a cabo hasta los 6 meses, momento en el que los pediatras recomiendan ir introduciendo poco a poco alimentos para complementar la lactancia, sea a través de leche materna o artificial – en caso de que el pediatra recomiende empezar a comer sólido antes porque el niño ya esté preparado, esta técnica se puede llevar a cabo de igual manera –.

Con esa edad, los padres deben darle al niño comida hervida, ya sean verduras, carnes o pescados, sin sal u otros condimentos o salsas que puedan afectar a su salud. Las piezas deben ser de tamaño reducido y con una forma cómoda, ya que todavía el bebé no hace la pinza con los dedos y coge los alimentos abriendo la mano al completo para cerrarla posteriormente y llevárselos a la boca.

Los alimentos que el niño puede comer con esta técnica son los mismos que comería en puré o cuando los padres le dan la comida, es decir, aquellos recomendados por los pediatras según los meses.

Es importante controlar bien al niño durante toda la práctica, poniendo especial hincapié en las primeras comidas baby-led weaning, ya que es nuevo para el bebé y hay que controlar su psicomotricidad y la acción de tragar: si no están bien vigilados y los trozos debidamente cortados y blandos, pueden correr el riesgo de atragantarse.

El baby-led weaning es una técnica muy efectiva para establecer hábitos alimenticios saludables en el crío, ya que él mismo se da cuenta, desde pequeño, de cuánto debe comer y de cuáles son sus gustos y preferencias. Además, al probar (y tocar) sabores y texturas diferentes a tan corta edad, desarrollan mejor sus sentidos.

Por último, esta alimentación autosuficiente estimula el desarrollo psicomotriz del infante, ya que mejora la coordinación entre el ojo y la mano, la masticación o el propio agarre de la mano al coger y sujetar la comida.

Ahora te toca a ti contarnos. ¿Usas el baby-led weaning para alimentar a tu hijo? ¿Estás planteándote pasarte a esta técnica? Háznoslo saber en los comentarios.