Confusión entre donación y depósito privado de sangre de cordón

Gijón, 5 oct 2011 (EFE).- 
El presidente de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), Marcelo Palacios, ha pedido hoy un cambio en la normativa que regula los bancos de sangre de cordón umbilical para evitar el “destierro celular” que se produce por la imposibilidad de darle un uso exclusivamente familiar a las células madre depositadas en España.
El científico ha dicho que muchas familias deciden depositar la sangre de los cordones umbilicales de sus hijos, portadoras de células madre, en bancos del extranjero porque la legislación española les obliga a donarlas para un uso público, con lo que “se esta produciendo un verdadero destierro celular”.
Palacios ha demandado una reforma del real decreto 1301/2006 que regula entre otras cosas los depósitos de sangre de cordón en España, para que autorice el depósito de sangre de cordón umbilical para uso exclusivo autólogo o familiar, eliminando los condicionantes de su donación para una utilización pública, aunque fomentándola para que sea voluntaria.
España es el único país del mundo que exige a los familiares la donación pública de las células madres para ser depositadas en bancos públicos y privados, por lo que muchos optan por depositarlas en el exterior, ha indicado el presidente de la SIBI.
Palacios, que esta mañana ha presentado su libro “Bancos de cordón umbilical” en el que ha elaborado una tesis que fundamenta su demanda de cambio normativo, ha asegurado que la legislación española “confunde donación y depósito” y atenta contra los derechos fundamentales.
Según ha indicado, los propietarios de la sangre del cordón umbilical son el niño y su madre, y “en ningún caso” la administración puede exigirles su donación pública para depositarla en España.
Palacios ha destacado la “contradicción” de que las familias que tengan depositada la sangre umbilical para uso exclusivo o autólogo en el exterior pueden trasladarla a España “sin problemas”, pero no pueden tenerla en bancos de este país.
Según ha manifestado, el real decreto 1301/2006 es una trasposición de directivas sobre donación que no se ajusta a la realidad de los hechos porque “de lo que se trata es de un depósito”. Sin embargo el RD se refiere al mismo repetidamente como una donación. “Donación para uso autólogo” es una contradicción en los términos. La sangre del cordón, o se dona públicamente o se guarda privadamente. Ambos conceptos son excluyentes
Además, esta normativa “es ambigua” porque faculta a las Comunidades Autónomas a reglamentar esta actividad, pero las somete a una norma de mayor rango que “impone condicionantes”, ha afirmado.
Palacios se ha manifestado a favor de la “libre decisión” de las personas para optar a un uso autólogo o también general mediante una donación, que, en su opinión, debería “ser voluntaria y sin condicionamientos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.