Día internacional de la lucha contra el cáncer

Imagen microscópica de células madre

El mismo día que se celebra el día internacional de la lucha contra el cáncer (ayer 4 de febrero) conocemos un nuevo avance en la lucha contra la leucemia, en este caso se trata de la creación de una médula ósea artificial en la que los investigadores introdujeron células madre hematopoyéticas aisladas de sangre de cordón umbilical, logrando su adaptación. Información del estudio.

Poco a poco se siguen dando pequeños pasos que son grandes avances. Desde que hace veinticinco años, la doctora Eliane Gluckman realizase el primer trasplante de médula ósea utilizando células madre hematopoyéticas de sangre de cordón umbilical procedentes de un hermano para curar a un paciente enfermo de anemia de Fanconi. Poco después, sería el Dr. John Wagner, miembro de nuestro Comité Bioético y Médico-Científico, el primero en utilizar la sangre de cordón para tratar una leucemia. Desde entonces se han realizado más de 30.000 trasplantes de progenitores hematopoyéticos procedentes de sangre de cordón en el mundo, y estas células madre se utilizan para tratar cerca de 80 enfermedades. Puedes consultarlas aquí.

Las células madre del cordón umbilical pueden ayudar a pacientes con leucemia

VIDACORD

Washington, 9 dic (EFE).- El cultivo en laboratorio de células madre tomadas de la sangre del cordón umbilical de familiares y otros donantes puede mejorar de forma significativa la supervivencia de los pacientes con leucemia, según un estudio científico llevado a cabo en la Universidad Loyola, en Illinois (EE.UU.).

Los científicos del Centro Médico Cardinal Bernardin de esa universidad en Illinois presentaron los resultados de su estudio en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Hematología en Nueva Orleans, Louisiana, y hoy lo anunció ese centro de estudios superiores.

La sangre donada del cordón umbilical contiene células madre que pueden salvar las vidas de los pacientes con leucemia, linfoma y otros tipos de cáncer de la sangre.

Patrick Stiff, autor principal del estudio, indicó que la tecnología de expansión celular podría incrementar el número de pacientes a quienes beneficiarán los trasplantes de células madre derivadas del cordón umbilical.

Los cánceres de la sangre afectan a la producción y a la función de las células y, en su mayoría, comienzan en la médula ósea donde se produce la sangre.

Normalmente las células madre en la médula ósea maduran y se desarrollan en tres tipos de células sanguíneas: las células rojas, las células blancas y las plaquetas.

En la mayoría de los cánceres de la sangre un crecimiento descontrolado de un tipo anormal de células sanguíneas interrumpe el proceso normal de desarrollo de las células de la sangre.

Estas células anormales impiden que la sangre desempeñe muchas de sus funciones como el combate de las infecciones o la prevención de las hemorragias graves.

Según el estudio, los trasplantes de células madre pueden salvar la vida de los pacientes a quienes ya no les quedan otras opciones de tratamiento.

Los pacientes con cáncer reciben altas dosis de quimioterapia y, a veces, también altas dosis de radiación.

Esos tratamientos matan las células rojas de la sangre junto con las células cancerosas y, para reconstituir las reservas de células madre, a los pacientes se les trasplantan células madre que todavía no han madurado.

Con el tiempo estas células madre se desarrollan como nuevas células sanguíneas.

Las células madre producidas en la médula ósea a menudo provienen de miembros de la familia del paciente u otros donantes que se han registrado para hacer la contribución.

Pero, según el estudio, menos del 50 por ciento de los pacientes elegibles para un trasplante puede encontrar un donante de médula ósea compatible, y en tales casos las células madre derivadas de la sangre del cordón umbilical puede ser una alternativa eficaz ya que no requiere una compatibilidad perfecta.

Estas células madre provienen de donaciones de familias de recién nacidos y se preservan congeladas en un banco de sangre de cordón umbilical.

Cada una de estas donaciones consiste, habitualmente, en unos 30 mililitros de sangre, lo que es suficiente apenas para un niño o un adulto pequeño, pero muchos adultos deben recibir una dosis doble que provienen de dos donantes.

El estudio que dirigió Stiff examinó una tecnología nueva -registrada con el nombre comercial de StemEx- que cultiva las células madre de la sangre del cordón umbilical en un laboratorio y que, después de 21 días, incrementa hasta 14 veces el número de células disponibles para trasplante.

El estudio incluyó veinticinco centros en Estados Unidos, Israel y Europa en los que se empleó la tecnología con 101 pacientes con leucemia y linfoma.

Los resultados con estos pacientes se compararon con un grupo de control de otros 295 que habían recibido una dosis doble de células madre de la sangre del cordón umbilical.

Después de cien días la tasa general de supervivencia resultó significativamente más alta (84,2 por ciento) que la del grupo de control (74,6 por ciento), según el estudio.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/vida/20131209/54395336393/las-celulas-madre-del-cordon-umbilical-pueden-ayudar-a-pacientes-con-leucemia.html#ixzz2n4UzyyZ5

25 años del primer trasplante de células madre de la sangre del cordón umbilical

Gluckman

El pasado domingo, 6 de octubre, se cumplían 25 años del primer trasplante de células madre de la sangre del cordón umbilical, que se realizó en París (Francia), bajo la dirección de la doctora Eliane Gluckman, para tratar a un niño con Anemia de Fanconi, una anemia aplásica rara. Este niño tenía una hermana HLA idéntica, de la que recibió el trasplante y, tras 25 años, se encuentra en perfecto estado.

Actualmente se conservan en el mundo más de 600.000 unidades de sangre del cordón umbilical (SCU), y ya se han llevado a cabo más de 30.000 trasplantes. A diferencia de los de médula ósea, este tipo de trasplantes no requieren donante HLA idéntico por lo que resulta más fácil encontrar un donante.

De los más de 30.000 trasplantes llevados a cabo, las indicaciones principales fueron leucemias (32%), trastornos de células plasmáticas (57%), tumores sólidos (5%), y trastornos no malignos (6%), además de neoplasias linfoides, linfoma no Hodgkin o linfoma de Hodgkin.

Por su parte, las células madre del tejido del cordón umbilical, o mesenquimales, se utilizan en estudios clínicos en terapia celular y medicina regenerativa. En un principio se pensó que el cordón umbilical era un mero sostén de los vasos sanguíneos que transportan la sangre del cordón umbilical. Sin embargo, los científicos demostraron que el tejido existente entre la piel y los vasos, llamado gelatina de Wharton, es una de las fuentes más ricas en células madre mesenquimales (MSC). Las células mesenquimales tienen el potencial y capacidad de diferenciarse células del hueso, cartílago, grasa, músculo, etc., y por eso se estudia su uso en la reparación de estos tejidos.

Algunos años más tarde la misma doctora demostró que la tasa de supervivencia después de un trasplante de SCU era 34 puntos superior si los progenitores hematopoyéticos (células madre) provenían de un hermano compatible (trasplante alogénico emparentado) que de un donante no emparentado (ver cuadro ampliando pinchando sobre ella). Con ese fin, la de proporcionar a las familias la posibilidad de conservar la sangre de cordón umbilical para uso alogénico familiar se constituyó VidaCord http://www.vidacord.es/multimedia/presentacion/presentacion-de-vidacord.