¿Qué son las contracciones y qué tipos hay?

Mujer embarazada con contracciones

Cuando oímos la palabra contracciones, inmediatamente nos imaginamos a una mujer embarazadísima, retorciéndose de dolor y a punto de parir. Sin embargo, las contracciones no se limitan al momento anterior al parto, la embarazada puede sentirlas de forma distinta y de muy diferente intensidad durante todo el embarazo.

El útero es un músculo y como todos los músculos se contrae y se relaja. El objetivo de las contracciones es impulsar la circulación de la sangre a través de la placenta y útero y prepararlo para su labor durante el parto. Cuando se acerca el nacimiento, las contracciones ensanchan el cuello del útero y colaboran para que el bebé se coloque en el canal del parto.

Veamos detenidamente cada tipo de contracción:

Braxton Hicks

A lo largo de la gestación las embarazadas pueden experimentar estas “contracciones de entrenamiento”, que sirven para que el útero se vaya preparando para el momento del parto.

Normalmente son cortas y no tienen un ritmo continuado, además suelen ser suaves y mínimamente molestas. Se sienten como un endurecimiento en la parte baja del abdomen y pueden originarse al hacer algún esfuerzo como agacharse, caminar…, etc. Las Braxton Hicks finalizan por si solas o al tomarse un descanso.

Pródromos

Estas contracciones sirven para ir borrando el cuello del útero y para anunciar que el parto está ya muy cerca; aunque no significa que sea inminente porque todavía puede tardar horas o incluso días. A diferencia de las Braxton Hicks, los pródromos sí que son dolorosos, aunque no tanto como las contracciones de parto. Pueden llegar a durar hasta un minuto y subir y bajar de intensidad de forma irregular. La noche es el momento en el que se suelen presentar, ya que es cuando el cuerpo libera oxitocina, una sustancia que las estimula.

Lo importante es estar atento a cualquier patrón que puedan seguir. Porque una vez que las contracciones se hacen regulares, se puede hablar de trabajo de parto. Las contracciones de parto se dan 1 cada 4 o 5 minutos aproximadamente.

Algunos especialistas recomiendan aumentar la actividad física en esta fase. Esto ayudará a que las contracciones se intensifiquen acercándose el trabajo de parto.

  • Función. Borrar el cuello del útero.
  • Frecuencia y duración. Son irregulares, no son rítmicas, paran igual que empezaron y duran de 15 a 20 segundos.
  • Cambios. Desaparecen al descansar.
  • Dónde se notan. En la zona inferior del abdomen, incluso en la parte de las ingles.

Contracciones de parto

Las contracciones de parto son absolutamente diferentes a las anteriores.

  • Función. Dilatar el cuello del útero para facilitar el paso de la cabecita y después expulsar al feto.
  • Intensidad. Van aumentando y pueden ser dolorosas.
  • Frecuencia y duración. Aparecen las contracciones a intervalos regulares, (cada 5 minutos o menos) y a medida que el cuello se ensancha se va acortando el tiempo. Pueden llegar a durar un minuto y hasta 90 segundos en la fase de expulsión.
  • Cambios. No paran y van aumentando hasta que el bebé ha salido por completo.
  • Dónde se notan. Pueden comenzar en el bajo vientre e irradiarse a las caderas, o en la zona baja de la espalda y extenderse hacia el abdomen y el periné.

Contracciones de alumbramiento

Las contracciones de alumbramiento son las últimas, cuando pasen, la mujer puede por fin descansar.

  • Función. Expulsar la placenta del interior del útero.
  • Intensidad. Son intensas, pero no tanto como las de la dilatación.
  • Frecuencia y duración. Se producen unas dos o tres contracciones en un corto intervalo de tiempo, y duran menos.
  • Cambios. Aparecen entre 10 y 25 minutos después del nacimiento del niño y se detienen en cuanto se expulsa la placenta.
  • Dónde se notan. Sobre todo en el bajo vientre.

¿Quieres quedarte embarazada? Los años juegan en tu contra

Mujer embarazada después de los 35 Años

La mayoría de las mujeres españolas pospone su deseo de ser madre hasta pasados los 30 años: según Eurostat, el 60% tiene su primer hijo entre los 30 y los 39 años y hasta un 6,6% a partir de los 40 años.

 

La necesidad de estabilidad económica, las condiciones laborales o la falta de medidas de conciliación son algunos de los motivos que os desaniman a la hora de formar una familia, pero la naturaleza sigue sus propias reglas y puede que cuando alcancéis la situación vital ideal, ésta ya no coincida con la fisiológica.

 

Y es que, al retrasar la maternidad, estáis restringiendo el número de años de fertilidad. Las mujeres nacen con un número limitado de óvulos, por eso, según se van cumpliendo años, la cantidad de óvulos va disminuyendo y consecuentemente, las opciones de quedaros embarazadas, también se reducen.

 

Pero el problema no es solo que se reduzca vuestra reserva de óvulos, sino que estos también van perdiendo calidad: el ADN se va fragmentando y el material genético cambia. Con el paso del tiempo, los óvulos generan más alteraciones cromosómicas que obstaculizan el embarazo e incrementan la probabilidad de aborto y de enfermedades genéticas en los hijos. Además, por si esto fuera poco, las complicaciones para la madre y recién nacido son más frecuentes a medida que aumenta la edad de la mujer.

 

El momento álgido de fertilidad se sitúa entre los 20 y los 30 años, pero, para la mayoría de las mujeres es impensable convertirse en madres durante esta etapa. A partir de los 30 años las posibilidades de un embarazo natural se sitúan en un 20%, después de los 40 caen hasta el 5% y pasados los 45 se vuelven prácticamente nulas.

 

Este es uno de los motivos de que cada vez sean más las mujeres que deciden congelar sus óvulos antes de los 35 años, para poder retrasar su maternidad y de que cada vez sean más las parejas que se vean obligadas a recurrir a técnicas de reproducción asistida. Son instrumentos útiles pero su éxito no está garantizado. Obviamente lo ideal y lo más natural sería adelantar el inicio de la maternidad, pero son muchos los factores que están en juego.

 

¿Adelantar la maternidad, aunque la situación no sea la ideal?, ¿Congelar vuestros óvulos y esperar?, ¿Utilizar técnicas de reproducción asistida si el embarazo natural ya no es posible?… ¿Cuáles son vuestras opciones?

No temáis a los dolores del parto: métodos para reducirlos

Dolores del Parto

Uno de los temores más habituales de las embarazadas es el de sentir dolor durante el parto. El dolor siempre ha sido uno de los mayores estigmas de este momento crucial y parecía inevitable que las mujeres tuvieran que pasar por ello antes de abrazar a su bebé.

Afortunadamente los tiempos han cambiado y, en tan solo un par de generaciones, se han desarrollado efectivos métodos para evitar que tengáis que experimentar el dolor que vuestras madres superaron al traeros al mundo.

La medida más extendida y eficaz es la analgesia epidural. Es una anestesia local que se inyecta a través de un catéter en la espalda, en el espacio epidural. Elimina totalmente el dolor, pero tiene la desventaja de que reduce la movilidad de la embarazada. Una alternativa es la walking epidural, una técnica que permite a la mujer levantarse, caminar o sentarse en una silla durante la primera fase del parto, al tiempo que se consigue una disminución del dolor.

La inhalación de óxido nitroso, (oxígeno + protóxido de nitrógeno), logra un alivio parcial del dolor. El gas de la risa, es un analgésico totalmente inocuo para la mamá y para el bebé que se puede aplicar desde las primeras fases del parto hasta el alumbramiento, no reduce la movilidad y no afecta a la lactancia.

Otra terapia, poco conocida pero útil durante la primera fase de dilatación es la Estimulación Eléctrica Transcutánea (TENS). Consiste en la administración de corrientes eléctricas –mediante unos electrodos situados en la espalda- que bloquean los estímulos dolorosos y aumentan los niveles de endorfinas. Aunque su efecto analgésico es limitado permite el movimiento, el manejo por parte de la embarazada y no afecta a la consciencia.

Una opción que se está popularizando es la del parto en el agua. Está demostrado que sumergirse en agua caliente relaja y reduce el dolor. Se puede realizar solamente durante la dilatación o -si la mujer lo decide y la situación es favorable- el nacimiento puede producirse dentro del agua. Para iniciar este tratamiento, es necesario que el embarazo y parto hayan sido de bajo riesgo, que la mujer no haya pasado por cesáreas anteriores y que el parto esté en marcha, con contracciones regulares y con una dilatación mínima de 4-6 cm. Si os estáis planteando recoger la sangre del cordón, es importante que sepáis que es un procedimiento incompatible con el parto en el agua.

No todos los métodos están disponibles en todos los hospitales, por eso, si tenéis claro cuál queréis utilizar, es conveniente que os informéis primero y preparéis un plan de parto indicando vuestras preferencias.