Consejos de verano para las futuras mamás y los bebés

El verano es la estación preferida por muchos: hace buen tiempo, estáis de vacaciones, los días son más largos y podéis recrearos en actividades al aire libre. Sin embargo, la época estival también tiene sus desventajas, que pueden convertirse en un riesgo en el caso de las embarazadas y los bebés.

Por supuesto, estamos hablando del calor y de la sobreexposición solar. Los meses estivales en España pueden ser realmente calurosos, pudiendo alcanzar en algunas zonas hasta los 43°C y tanto las mujeres gestantes como los niños más pequeños sois quienes más podéis sufrir las consecuencias de las temperaturas extremas. El equipo de Vidacord ha preparado una serie de consejos especialmente pensados para vosotros:

Hidratación constante

Los expertos, aconsejan beber unos dos litros de agua al día, pero según afirma la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, las embarazadas deberías superar esta ingesta en unos 300 ml. y las madres lactantes, en 700 ml. Asimismo, deberíais alimentaros con comidas refrescantes y bajas en grasas.

Para los recién nacidos (hasta seis meses), la recomendación diaria es de unos 100-190 ml/kg y para los niños entre 6-12 meses, de 800-1000 ml por día. Sobre todo, si aún no habéis introducido la alimentación complementaria, convendría que ofrecierais el pecho al bebé -o el biberón con agua,  si no está lactando- con mayor frecuencia de lo habitual, así os asegurareis de que se mantiene hidratado.

No exponerse al sol durante las horas de mayor intensidad

Entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde la radiación solar y la temperatura alcanzan su grado máximo, incluso cuando el cielo está nublado. Tomar el sol durante esas horas puede provocar quemaduras y/o golpes de calor. Por eso, es mejor permanecer en un lugar fresco y sombreado y aprovechar para descansar o dormir una siesta.

Protección solar elevada

El embarazo hace que vuestra piel esté más sensible y sea más proclive a la aparición de manchas, que puede que no desaparezcan tras la gestación. Para evitarlo, es fundamental que utilicéis un factor de protección solar +50, que os cubráis con prendas ligeras de fibras naturales y que protejáis el rostro de la radiación, utilizando sombreros de ala ancha y gafas de sol.

Respecto a los niños, los pediatras desaconsejan una exposición directa de los bebes menores de seis meses a la luz solar, es mejor vestirles con materiales transpirables y mantenerles a la sombra.

Además, los dermatólogos recuerdan que tan solo es necesario sufrir quemaduras solares una vez durante la infancia o la adolescencia para que se incrementen las posibilidades de padecer cáncer de piel en la edad adulta. Ese es uno de los motivos para aplicarles crema de alta protección cada 2-3 horas y siempre que salgan del agua y protegerles con gorras y camisetas con filtro UV.

Siguiendo estas recomendaciones, las futuras mamás y los bebés podréis disfrutar de los beneficios del verano sin correr riesgos. ¡Feliz verano!

Entrevista a la Dra. Susana Cantero sobre Coronavirus y Embarazo

Entrevista a la Dra. Susana Cantero sobre Coronavirus y Embarazo

Hablamos del CORONAVIRUS en el EMBARAZO y Sangre del CORDON UMBILICAL con la Dra. Susana Cantero (Directora Médica de VidaCord y Consultora Asociada en Medicina General y Regenerativa en la Clínica Mayo en Rochester, MN, USA), de su experiencia y conocimiento sobre la sangre del cordón umbilical ante el COVID-19 y cómo puede afectar en el embarazo/ nacimiento, así como el papel de VidaCord cuando recoge la sangre del cordón umbilical .

Dra Cantero ¿que indican las autoridades sanitarias  de referencia con respecto a la sangre de cordón umbilical, cuando una mama está embarazada y quiere guardan la sangre del cordón de su hijo? ¿que debe hacer?

Las autoridades sanitarias de EEUU (AABB, FDA y CDC) han publicado lo siguiente acerca del COVID-19 y la transfusión/trasplante de sangre.

  • Desde el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en los Estados Unidos a principios de este año, el Grupo de Trabajo Interorganizacional de la AABB sobre Desastres Domésticos y Actos de Terrorismo, en coordinación con los centros de transfusión de sangre del país, ha estado vigilando la evolución de la situación de la salud pública y se ha estado preparando para una posible mayor propagación.
  • Según la FDA, no se han reportado o sospechado casos de COVID-19 transmitidos a través de la sangre.
  • En los otros dos episodios de infección por coronavirus (SARS y MERS-CoV) en las últimas dos décadas, no hay constancia de transmisión de la enfermedad a través de transfusiones.
  • La AABB (abb.org) ha publicado en su website que las personas no corren el riesgo de contraer COVID-19 a través del proceso de donación de sangre o mediante una transfusión de sangre, ya que generalmente los virus respiratorios no se transmiten por donación o transfusión. Esto incluye cualquier tipo de sangre, incluida la sangre de cordón umbilical.
  • La AABB, FDA y CDC no recomiendan ninguna acción adicional por parte de los centros de transfusión de sangre en este momento porque no hay datos o precedentes que sugieran el riesgo de transmisión de transfusiones por COVID-19. Sin embargo, si el brote continúa extendiéndose, podrían surgir desafíos adicionales, que potencialmente podrían reducir el número de donantes elegibles. Esto aplica también a la sangre de cordón umbilical.

Asimismo, las publicaciones más recientes sobre cómo afecta el COVID-19 al embarazo y a los fetos/bebés, concluyen que no hay ningún bebé contagiado vía placentaria de los 38 casos confirmados de mamás infectadas por el nuevo virus y con síntomas respiratorios. Además de realizar el test a los bebés recién nacidos también se llevó a cabo la técnica de la PCR en otros tejidos, como la SCU, que también resultó negativa en todos los casos. La ONT (Organización Nacional Trasplante en España) ha recomendado realizar el screening haciendo el test a la madre 24 horas antes del parto o en el momento del parto.

¿Que hace VidaCord para continuar con su modelo de excelencia como mejor banco privado de sangre de cordón umbilical en España, respecto a COVID-19?

VidaCord, en su afán de cumplir con la excelencia como primer banco privado de sangre cordón umbilical de España y su decálogo de buenas prácticas, tras estudiar todo el material disponible al respecto y después de consultar directamente con expertos de la AABB, y siguiendo lo que diferentes autores han publicado, ha decidido realizar el screening mediante la técnica de PCR directamente en la SCU por las siguientes razones:

  • Dificultad para saber cuándo va a ser el parto.
  • La madre puede haber estado infectada previamente y ser negativa en el momento del parto. 
  • Lo importante es saber si, a pesar de que la mamá haya dado positivo, ha habido transmisión placentaria o en el momento del parto a la SCU.
    • Para ello hemos establecido en VidaCord un protocolo de actuación extraordinario para la recogida de sangre de cordón umbilical y las unidades de sangre (SCU) recogidas durante este período serán almacenadas en un tanque de cuarentena, a la espera de resultado del cribado analítico mediante PCR para SARS-Co-V-2 y en función tanto del mismo, como de las respuestas, se decidirá su último destino.

Asimismo, VidaCord siempre seguirá las posibles nuevas indicaciones de las autoridades sanitarias tanto españolas como internacionales para tomar la mejor decisión en estos momentos de incertidumbre y ofrecer a las familias el mejor servicio que existe en España nuestro modelo de excelencia como primer banco células madre de cordón umbilical en España.

Extraer y conservar correctamente la sangre de cordón umbilical es imprescindible para obtener todo su potencial

Extraer y conservar correctamente la sangre de cordón umbilical

«La sangre de cordón umbilical es un tesoro nacional. Dónenla o guárdenla para uso intrafamiliar; pero, por favor… ¡no la tiren!«, esta frase -pronunciada por el doctor John Wagner, autor del primer trasplante realizado con sangre de cordón umbilical para curar una leucemia- resume perfectamente la importancia de conservar las células madre, de forma inmediata después del parto.

 

Actualmente, la sangre de cordón umbilical se utiliza para el tratamiento de más de 80 enfermedades hematológicas e inmunológicas como la leucemia, el mieloma, afecciones de la médula ósea o diversos tipos de inmunodeficiencias. Pero no se limita a combatir estas dolencias, la auténtica valía de la sangre de cordón, se encuentra en su potencial futuro.

 

Hoy en día, se están desarrollando más de 332.695 ensayos clínicos que estudian su aplicación para el tratamiento de todo tipo de enfermedades -no solamente las hematológicas-, desde algunas tan extendidas como la hipertensión, el asma o la diabetes, hasta otras tan serias como el cáncer de próstata, la fibrosis quística o la esclerosis múltiple.

 

El futuro de los tratamientos con sangre de cordón umbilical es prometedor, sus capacidades se encuentran en plena exploración y no dejan de sorprender a la comunidad científica con resultados esperanzadores. Sin ir más lejos, ahora, en plena crisis del COVID–19, la sangre de cordón está demostrando tener un doble valor.

 

Por un lado, las autoridades médicas han descartado que los virus respiratorios conocidos como coronavirus (COVID-19, SARS y MERS-CoV) puedan transmitirse a través de la sangre de cordón umbilical y, por otro, las células madre están siendo testadas como tratamiento en pacientes chinos, tras haber demostrado su efectividad contra otras enfermedades infecciosas como la gripe aviar H7N9.

 

Pero todo el potencial y la eficacia de las células madre procedentes del cordón umbilical depende absolutamente de su rápida y correcta extracción y conservación. Es vital extraerlas inmediatamente después del parto y almacenarlas antes de las siguientes 19 horas.

 

El laboratorio de Vidacord situado en Alcalá de Henares (Madrid) recoge las unidades de sangre de cordón umbilical procedentes de toda España en un tiempo mínimo y con la tecnología más avanzada. Así, la sangre no tiene que ser enviada al extranjero para su procesamiento, y se minimiza la pérdida de células madre vivas.