¿Cuáles son los beneficios del colecho?

beneficios del colecho

En los últimos años, tanto los expertos como los propios padres están apostando por recuperar los valores de una crianza más natural. La lactancia materna, el porteo o el colecho son hábitos que habían sido casi descartados por la sociedad moderna, llegando incluso a ser considerados costumbres atrasadas.

Sin embargo, los estudios y la práctica han demostrado que esas “costumbres” – llevadas a cabo desde tiempos remotos- no han perdido ni un ápice de valor y siguen siendo altamente beneficiosas para los bebés y para sus padres.

Todos a la cama

Antiguamente, era muy común que toda la familia compartiera el mismo espacio para dormir, que las madres durmieran con sus bebés o que varios hermanos durmieran juntos en una cama. Sin embargo, con el progreso, se generalizó la idea de que era mejor que cada persona tuviera su propia cama e incluso su cuarto independiente. Esto llegó también a los recién nacidos, que pasaron a dormir en una cuna al lado de su madre o, tras apenas unos meses, en una habitación contigua.

Parecía que así, los bebés se acostumbrarían antes a dormir la noche completa y los padres podrían recuperar su intimidad. Esto les funcionó a algunas familias, sin embargo, muchas otras pronto se dieron cuenta que los pequeños lloraban con mayor frecuencia (al notar que estaban solos), se despertaban más a menudo (por lo que había que levantarse muchas veces para atenderlos) y estaban más intranquilos. Así que, finalmente, los niños acababan durmiendo en la cama de papá y mamá. Como resultado, ha surgido una corriente que aboga por el colecho como la forma más natural y saludable de dormir. El equipo de Vidacord ha analizado cuáles son las principales ventajas del colecho:

Mayor bienestar nocturno

Los bebés se sienten más seguros y protegidos al notar la presencia y el contacto de sus padres. Además, esto les ayuda a regular la temperatura corporal (especialmente en invierno), lo que hace que se despierten menos y su sueño sea de mayor calidad. Por otra parte, los bebés que duermen junto a sus madres sincronizan sus ciclos de sueño con ellas y, según numerosos estudios, esto reduce el riesgo de muerte súbita del lactante.

Facilita la lactancia

Para una madre lactante es infinitamente más cómodo tener a su bebé a su lado, así puede amamantarle tantas veces como sea necesario durante la noche. Es cierto que al estar tan cerca, el bebé sentirá en más ocasiones las ganas de mamar, pero también las tomas serán más cortas. Cuando vaya creciendo, él solo se acercará al pecho y mamará, prácticamente sin que la madre se despierte. Esto, unido a que la misma acción de amamantar favorece el sueño, harán que la madre descanse mejor, a pesar de los frecuentes despertares.

Refuerza la conexión entre padres e hijos

En ocasiones, los padres pasan largas horas sin ver a sus hijos, por eso, al compartir las horas nocturnas en el mismo espacio, se incrementa el apego y el vínculo emocional y se mejora la relación paterno-filial.

 

No obstante, es importante observar las recomendaciones de asociaciones como la OMS, Unicef o la AEP y practicar un colecho seguro: evitarlo si los padres son fumadores o han tomado drogas, bebidas alcohólicas, somníferos y/o medicación que alteren el nivel de conciencia, acostar al bebé boca arriba, colocarlo de forma que no pueda caer de la cama, no abrigarlo en exceso…

Para este cometido, son aconsejables las cunas de colecho, que se fijan a la cama y permiten al bebé estar pegado a su madre, pero conservando su propio espacio. Tienen las ventajas del colecho tradicional, pero evitan algunos de sus inconvenientes, como la posibilidad de que el pequeño se vea apretujado entre sus progenitores, o que se sitúe cruzado de tal manera en la cama que apenas deje espacio a sus padres.

Practicándolo de forma segura, los efectos positivos del colecho os favorecerán durante años, tanto a vosotros como a vuestros bebés.