Experimentan con células madre para reparar cartílago dañado

Científicos de la Universidad Rush (Chicago, EE.UU) han comenzado un experimento con un compuesto a base de células madre procedentes de la sangre de cordón umbilical para reparar cartílago de rodilla dañado por envejecimiento, traumatismos o por enfermedades degenerativas como la artrosis

Fuente: Medicina 21. 25 de Enero de 2013

El daño en el cartílago articular provocado por accidentes, traumatismos, envejecimiento o artrosis es uno de los trastornos más comunes en la actualidad. Aproximadamente un 15% de la población mundial padece de problemas articulares y de cartílago como la artritis degenerativa o artrosis reumatoide. A medida que la población envejece, el tamaño del grupo poblacional susceptible de padecer problemas articulares crece de forma constante.

Tratar el cartílago puede ser problemático pues un tejido que no contiene vasos sanguíneos o nervios y por tanto su capacidad de renerarse es limitada. Los tratamientos existentes hasta ahora (fármacos, artroscopia, substitución de rótula) son demasiado invasivos o no consiguen mejorar excesivamente la calidad de vida del paciente. La existencia de poblaciones más envejecidas pero también más activas obligan a la búsqueda de soluciones médicas que no impliquen la substitución de articulaciones, o al menos que permitan retrasar la intervención lo máximo posible. Los tratamientos existentes hasta ahora (fármacos, artroscopia, substitución de articulaciones) no pueden tratar la causa fundamental. Las medidas preventivas (condroprotectores, hábitos de vida saludables, controlar el peso) son la mejor terapia existente hasta ahora para preservar el cartílago articular.

Células madre para reparar el cartílago
El compuesto, se compone de células madre mesenquimales extaídas de sangre de cordón umbilical, combinadas con ácido hialurónico, un polímero natural que es un componente fundamental del cartílago articular.

Importantes avances científicos en el uso de células madre del cordón umbilical para el tratamiento de infartos e ictus

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona ha elaborado un estudio en el que constatan la reducción de la medida de la cicatriz de los infartos en ratones utilizando células madre de la sangre del cordón umbilical humano.

Fuente: EFE, 8 de enero de 2013

Después de un infarto, la sangre deja de nutrir correctamente las células del músculo cardíaco, acaban muriendo y generan una cicatriz que afecta la capacidad de latir del corazón. Es necesario, pues, recuperar los vasos sanguíneos de la zona afectada. Actualmente esto sólo es posible con tratamientos farmacológicos o bien con un trasplante de corazón.

Ahora, un estudio de un grupo de investigadores del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, Can Ruti, pone de manifiesto la capacidad regenerativa de un tipo de células madre derivadas de la sangre del cordón umbilical. Así se podría regenerar el tejido muscular cardíaco dañado tras un infarto agudo de miocardio.

Desde el centro hospitalario recuerdan que la sangre del cordón umbilical se puede extraer fácilmente y sin riesgo para la donante después del parto.

La investigación se ha basado en la adhesión de una matriz biológica de células madre mesenquimales de sangre de cordón sobre la zona infartada del corazón de ratones. El resultado, un aumento de la revascularización del tejido cardíaco y una disminución significativa del área del infarto. Ahora, los experimentos continúan con el objetivo de estudiar si el efecto regenerador de las células se traduce en una mejora de la función cardíaca.

Los resultados se publicaron recientemente en la revista científica ‘Plos-One’, bajo el título “Human umbilical cord blood-derived mesenchymal stem cells promote vascular growth in vivo”.