Bancos de Cordón Umbilical públicos si, pero privados también

Por Nicolás Jouve, catedrático de Genética Universidad Alcalá de Henares.
Miembro del Comité Bioético y Médico-Científico de VidaCord



Sin duda es correcto afirmar que las Instituciones del calibre de la Unión Europea y la Asociación Mundial de Donantes de Médula Ósea instan a los gobiernos a promover los bancos públicos, pero también los privados para uso familiar. Si no, no tendría sentido pedir que los padres reciban una correcta y veraz información para que ejerzan su pleno derecho a decidir cuál es el futuro de la sangre de cordón umbilical de su hijo. En los bancos públicos las muestras se donan y se pierde la posibilidad de usarla para un familiar del donante pues pasan a ser anónimas.
 
No cabe duda de que la SCU contiene células madre de gran utilidad para el uso terapéutico intrafamiliar que, además, podrían paliar el recurso a la tecnología de los «bebés medicamento».
 
Si de lo que se trata es de aprovechar la SCU de un recién nacido para curar a un niño afectado con una enfermedad genética ¿por qué no utilizar directamente muestras de SCU compatibles, que se podrían hallar en un Banco de SCU? El resultado podría ser el mismo sin necesidad de crear un hermanito y esperar a su nacimiento o al momento adecuado para realizar el trasplante. Los Bancos de SCU son la alternativa más rápida y efectiva. Urge por tanto la necesidad de disponer de miles de muestras debidamente mantenidas, genéticamente caracterizadas y listas para su utilización en trasplantes.
 
Con muestras de SCU adecuadas es de esperar la curación de los mismos tipos de enfermedades para los que se creó la tecnología de los «bebés-medicamento».
 
Sin duda las muestras más adecuadas, las de perfil genético más próximo o idéntico al receptor que se desea curar, se encontrarían en los «bancos privados de SCU», en los que las muestras están perfectamente identificadas y se conservan precisamente para uso familiar.
 
La situación en España es sumamente paradójica. Se ha legislado antes a favor de la tecnología de los «bebés-medicamento», con todas las limitaciones y dificultades técnicas y éticas que conlleva, que para permitir la creación de Bancos Privados de SCU para uso familiar. La regulación de los bancos privados de SCU vigente actualmente en España está determinada por el Real Decreto 1301/2006 que coarta la libertad de los padres que deseen conservar la SCU de sus hijos para su uso familiar y dificulta de facto el uso autólogo o intrafamiliar que es la situación ideal de máxima efectividad en un trasplante de SCU.
 
Urge por tanto modificar el Real Decreto 1301/06, o mejor aún crear una Ley autorizando la actividad de los Bancos de iniciativa privada de Sangre Cordón Umbilical para uso autólogo o intrafamiliar en nuestro país.

Conferencia del presidente de VidaCord en Málaga

MÁLAGA, 7 Junio 2012. (EUROPA PRESS) –

   El presidente de VidaCord, Ángel Álvarez, ha advertido este jueves de la necesidad de preservar las células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical que, hoy por hoy, tiene una utilidad clínica que es el tratamiento de las enfermedades hematológicas, y que, además, en un futuro se empleará para tratar otras patologías que pueden ir desde la diabetes hasta la esclerosis múltiple.
   En la actualidad, se llevan a cabo 250 ensayos clínicos en todo el mundo para tratar diferentes enfermedades con estas células madre, ha explicado a Europa Press Álvarez, quien ha especifico que las formas de conservar dichas células pueden ser bien donándolas al Sistema Nacional de Salud o bien guardarla en un banco privado.
   En España, ha subrayado, existe poca concienciación sobre la materia, pues la cifra de unidades de sangre de cordón que se guardan o donan es “escasa”. En este sentido, ha precisado que de los 450.000 partos anuales que hay en España, unas 20.000 familias guardan las unidades de sangre en bancos privados, siendo algo superior esta cifra en caso de las donaciones.
   El responsable de VidaCord, el único banco de células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical en España autorizado por las autoridades sanitarias, ha destacado que en el territorio nacional existen seis bancos públicos: en Málaga, Barcelona, Madrid, Santiago de Compostela, Valencia y Canarias. Los de Málaga y Barcelona “se encuentran entre los mejores del mundo”, ha incidido.
   Álvarez ha señalado que en España están operando los llamados intermediarios, que actúa entre una familia española y un banco en el extranjero. Al respecto, ha aconsejado que aquellos que deseen guardar privadamente las células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical “lo hagan con un banco debidamente autorizado en España”.
   Y es que un banco autorizado conforme a la legislación española “indica que tiene todas las garantías que ofrece esta legislación en cuanto a calidad de procesar y almacenar este tejido”. Además, también implica que “si se hiciese algo mal, siempre habría una responsabilidad subsidiaria de las Autoridades Sanitarias españolas”, mientras que si se utiliza un intermediario habría que buscar responsabilidades de países extranjeros. En definitiva, es “más cómodo”.
   Por otra parte, la sangre que se envía a bancos en España se procesa y almacena en el laboratorio en menos de 12 horas, mientras que si se ha de transportar a un centro de otro país no llegará antes de 48 horas. Esto es importante a tener en cuenta, ha indicado, porque a partir de las 24 horas comienza a haber muerte celular y “cuantas más células madre haya vivas, más probabilidad de éxito cuando se utilice en una terapia”, ha subrayado.
   Por todo ello, Álvarez, en su conferencia organizada para los ginecólogos del Hospital Parque San Antonio trasladó a los profesionales la importancia de donar o guardar las células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical.