Donación y depósito privado de sangre de cordón en Andalucía

El Servicio Andaluz de Salud acaba de hacer públicos los datos de donaciones de cordón umbilical del año pasado. Según afirman ellos mismos, 9.149 mujeres eligieron guardar la sangre del cordón umbilical de sus hijos. Esto representa casi un 12% de todos los partos, colocando a Andalucía en un muy buen nivel de recogida de SCU. Hay que señalar que Andalucía ha sido pionera en regular la actividad de las empresas que procesan y almacenan la sangre de cordón umbilical, con un convenio que clarifica las obligaciones tanto de las maternidades como de los bancos. Mientras otras comunidades aún siguen dándole vueltas a cómo facilitar la recogida privada a las madres que dan a luz en hospitales públicos, Andalucía lleva casi dos años facilitando este servicio a sus pacientes.

De entre las recogidas de SCU, casi un 16% fueron para depósitos privados (1.473), mientras que el resto fueron donaciones al banco público de Málaga. Dicho banco, dirigido por Isidro Prat, recibe muchos más cordones de los que puede almacenar (no por capacidad, sino por razones de coste). Y ello, aunque pareciera una mala noticia, no lo es, porque permite de esa manera poder seleccionar entre los cordones donados, los mejores. Aunque no han dado datos de cuántos de estos cordones donados se han conservado efectivamente, deben ser menos de un 20%. De lo contrario, el banco de Málaga habría duplicado su volumen en un año, lo cual no es razonable.
Entre las recogidas de sangre de cordón para depósito privado, VidaCord mantiene un claro liderazgo, siendo el primer banco elegido por las madres andaluzas para conservar las células madre del cordón umbilical de sus hijos

El Hospital de El Bierzo realiza la primera recogida de donación de sangre de cordón

Acaba de hacerse público que el Hospital de El Bierzo ha logrado el primer caso de donación de SCU. Tras obtener la autorización para realizar donaciones de sangre de cordón el pasado mes de febrero, ha sido el pasado 10 de junio cuando se ha realizado la primera donación. Pueden ver la noticia completa aquí.
Obviamente, la identidad de la donante es secreta. Tan solo hemos podido saber que el niño nació por cesárea y que tanto la madre como él se encuentran en buen estado. Resalto el hecho de que el parto haya sido por cesárea y que, a pesar de eso, se haya podido realizar la recogida de la SCU. En VidaCord sabemos que en la mayoría de los casos, una cesárea no es ningún impedimento para que se pueda recoger la SCU. Sin embargo, en los protocolos de donación aparece como una de las causas de contraindicación para una recogida. La razón es que se considera que una cesárea requiere una mayor atención médica, que no conviene dispersar atendiendo a la madre y al bebé cuando el parto es por cesárea. Pero si todo se desarrolla con normalidad, no existe ningún impedimento científico que impida la recogida. En efecto, el Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical, en su capítulo dedicado a las limitaciones para la extracción, indica en el punto 4 (página 24) que una de esas causas es: “En la cesárea, cuando la extracción pueda interferir en el cierre y reparación de la herida quirúrgica“. Algunos sólo leen la primera parte (“en la cesárea.”)
Imagino que en este caso ha debido costar lograr una primera madre que cumpliera con los criterios de donación y estuviera dispuesta a realizarla. Y que dado que el parto era sin complicaciones, con buen criterio no se ha visto que la cesárea representara ningún impedimento. A ver si toman nota los seguidores-de-las-reglas-al-pie-de-la-letra, que en más de una ocasión se han negado a hacer la recogida para depósito privado, pudiendo hacerse, pero acogiéndose a “las normas” que lo excluyen. No lo digo por este hospital, pues a la vista está que sus profesionales tienen la capacidad necesaria para interpertar correctamente una norma, buscando lo óptimo en cada caso.
Hay que felicitar, por supuesto, en primer lugar a los padres. Y en segundo lugar al personal médico del hospital, puesto que han podido realizar una donación más de cordón, la cual, gracias a que Castilla y León tiene un acuerdo con el banco púiblico de cordón de Santiago de Compostela, irá allí a ser procesada y congelada. Afortunadamente, en el Hospital El Bierzo es posible, además de la donación de sangre de cordón, el depósito privado con VidaCord, si la familia así lo desea.

El trasplante de células del cordón umbilical es efectivo en adultos con leucemia

Publicado en La Razón de hoy.
John Wagner, miembro del Comité Bioético y Médico-Científico de VidaCord confirma la efectividad del trasplante con sangre de cordón umbilical en adultos con leucemia. La ausencia de unidades conservadas de un hermano hacen que la alternativa de un donante sea la más efectiva.
Un estudio de científicos de la Universidad de Minesota concluye que los trasplantes de células de sangre de cordón umbilical tienen la misma efectividad que los trasplantes de células procedentes demédula o la sangre periférica en los adultos con leucemia
Los trasplantes de células de sangre de cordón umbilical (SCU) procedente de personas no emparentadas, no compatibles para uno o dos antígenos leucocitos humanos (HLA, por sus siglas en inglés), tienen la misma efectividad que los trasplantes de células procedentes de otras fuentes, como la médula o la sangre periférica, en los adultos con leucemia.
Esta es la conclusión del estudio dirigido por científicos de la Universidad de Minesota (Estados Unidos) y publicado ya en la edición ‘on line’ de ‘The Lancet Oncology’, el primero que ha encontrado unas tasas de supervivencia libres de leucemia similares en adultos que se han sometido a trasplantes de médula, de células de sangre periférica y de SCU.
Estos descubrimientos apoyan el uso de SCU como opción de tratamiento de la leucemia en adultos para los que no se ha encontrado un donante de médula o de sangre periférica compatible. También en el caso en el que se requiera un trasplante con urgencia.
La mejor alternativa para los adultos con leucemia sin hermanos con HLA compatible es someterse a un trasplante de HLA compatibles de un donante adulto no emparentado con el paciente. Sin embargo, sólo el 50 por ciento de los blancos tienen acceso en Estados Unidos a un donante con HLA compatible con el que no estén emparentados y la probabilidad de encontrar un donante compatible es incluso menor para los pacientes de otras etnias. Además, encontrar donantes adultos adecuados y obtener de ellos células madre puede costar meses.
Como resultado, los trasplantes de células de sangre de cordón umbilical se han convertido en una alternativa cada vez más atractiva para el trasplante de células de sangre periférica (PBPC, por sus siglas en inglés) o procedentes de la médula.
En la actualidad, el trasplante de células de SCU es el tratamiento estándar para la leucemia en niños sin hermanos donantes con HLA compatibles, pero no en adultos. Anteriores estudios del uso de la SCU en adultos habían conseguido resultados contradictorios y nadie había comparado los resultados tras el trasplante de las tres fuentes más comunes, para establecer cuál sería el tratamiento más efectivo de la leucemia en estos pacientes.
El equipo de investigadores dirigido por John Wagner de la Universidad de Minnesota, en colaboración con científicos internacionales, analizaron los datos de 216 centros de trasplante de todo el mundo, comparando los resultados de 165 casos de adultos de 16 años o más con leucemia grave que recibieron trasplantes de SCU, con 888 adultos que recibieron trasplantes de PBPC de donantes no emparentados con ellos y 472 pacientes que recibieron una donación de médula ósea de un donante que tampoco era de su familia. Examinaron también los efectos de la no compatibilidad de la HLA en estas tres fuentes de trasplante.
Después de dos años, la supervivencia libre de leucemia (LFS, por sus siglas en inglés) fue similar en relación con las fuentes del trasplante. Es interesante que la situación de la enfermedad fue relacionada en los pacientes con la LFS de los pacientes que no estaban en completa remisión con más fallos de tratamiento que aquellos en completa remisión.
En general, los trasplantes de SCU se relacionaron con una tasa menor de enfermedad crónica y aguda del trasplante contra el huésped (GVHD, por sus siglas en inglés). Adicionalmente, las muertes relacionadas con los trasplantes fueron significativamente mayores tras un trasplante de SCU que tras un trasplante de PBPC compatible o de médula. Según estos autores, “estos resultados (de supervivencia o tasas de GvHD) son particularmente sobresalientes en vista del hecho de que el 70 por ciento de los trasplantes de SCU eran no compatibles a dos antígenos HLA“.
En conclusión, los autores señalaron que, “en ausencia de un ensayo clínico aleatorio, estos datos respaldan el uso de 4/6 HLA compatible de donante no familiar de SCU o 7/8 HLA compatible de donante adulto sin parentesco con el paciente en el tratamiento de adultos con leucemia aguda cuando un 8/8 HLA compatible de donante adulto no familiar no está disponible, y el uso de la SCU como terapia de primera linea cuando se necesita un trasplante urgente“.