VidaCord ofrece a las empresas que transportan sangre de cordón umbilical al extranjero procesar las muestras en su laboratorio en España

La erupción del volcán situado bajo el glaciar de Eyjafjälla ha provocado la cancelación de 17.000 vuelos en toda Europa hasta la fecha. Un efecto colateral de esta cancelación ha sido los problemas que está causando en las empresas españolas que transportan la sangre fresca del cordón a procesar a laboratorios extranjeros con los que tienen un acuerdo.
La sangre del cordón umbilical es rica en células madre hematopoyéticas, que pueden ser la mejor alternativa terapéutica ante ciertas enfermedades sanguíneas. Dichas células van muriendo según pasa el tiempo desde el momento del parto, resultando prácticamente inservibles si han transcurrido más de 48 horas sin que se hayan procesado. Por ello es clave que lleguen al laboratorio con la mayor celeridad posible. La cancelación de los vuelos en el espacio aéreo europeo está causando problemas a todas las empresas que se están viendo forzadas a buscar vías alternativas de transporte por carretera que en absoluto garantizan la viabilidad de las muestras para cuando llegan a su destino.
Por ello VidaCord, que ha sido el primer banco privado de sangre de cordón autorizado en España y dispone de laboratorio propio de procesamiento en el Parque Científico y Tecnológico de Alcalá de Henares (Madrid), ofrece a todas estas empresas la posibilidad de procesar las muestras en sus instalaciones propias, como solución mientras se recupera la normalidad, y para evitar que dichas muestras se vuelvan inservibles.

Un banco de sangre de cordón privado comparte por primera vez muestras con el sistema público

Unas 650 familias que almacenan sus cordones en VidaCord deciden compartir sus muestras con quienes puedan necesitarlas

BARCELONA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) –
El banco de sangre de cordón umbilical VidaCord, el único que cuenta con laboratorio de análisis sito en España, comparte por primera vez en Europa muestras de los tejidos que alberga con el sistema público, según anunció hoy el presidente y fundador del banco, Ángel Álvarez.
En rueda de prensa, Álvarez explicó que por el momento 650 familias ya se han decido a compartir la sangre del cordón de sus hijos con personas que potencialmente las puedan necesitar.
Los resultados de las 30 primeras muestras almacenadas ya se encuentran en el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (Redmo), encargado de poner estas unidades en disposición de la red mundial para que la puedan utilizar pacientes con leucemia y linfoma.
El modelo de banco mixto permite que unidades provenientes de maternidades privadas también puedan pasar al sistema público. De esta forma, las familias tienen localizada la unidad de su hijo por si en un futuro necesitaran su uso, pero a la vez se les permite cederla a pacientes que necesiten trasplantes.
En caso de que el sistema público requiriera la unidad antes que la familia, el banco devolvería a ésta los importes abonados por el servicio.
Las muestras de sangre del cordón umbilical se procesan y criopreservan en el laboratorio propio del banco en Alcalá de Henares (Madrid) en las 24 horas siguientes al parto, lo que facilita que el 95% de las células analizadas sean viables.
El banco se consolida como el primero de tipo privado en España que respeta los principios de solidaridad y altruismo, al conciliar derechos individuales con el interés del conjunto de la población. Hasta el momento los bancos de sangre privados no permitían compaginar sus servicios con la donación.
PRÁCTICAS FRAUDULENTAS
Álvarez apeló tanto a las autoridades sanitarias nacionales como autonómicas a intentar poner cerco a las prácticas fraudulentas de los más de 12 “brokers”, empresas españolas que intermedian entre las familias y bancos extranjeros. “Convencen a las familias con argumentos falsos y prácticas de baja calidad”, alertó.
En este sentido, advirtió de que las unidades que viajan al extranjero son menos útiles porque se procesan una vez empezada la muerte celular.
El presidente del banco hizo hincapié en que en el momento del parto se conserve la sangre del cordón umbilical, ya sea donándola al sistema de salud público –como hacen numerosas maternidades públicas–, o para uso privado, pero que en ningún caso se tire.
No obstante, recalcó que la sanidad pública es incapaz de almacenarlas todas ya que el coste de procesar y almacenar cada unidad asciende a los 2.000 euros