Gemelos: Doble trabajo y doble alegría

GEMELOS: DOBLE TRABAJO Y DOBLE ALEGRÍA

Semana 12 de embarazo, primera ecografía. Nervios, ilusión…, y de repente, sorpresa: ¡son gemelos! La mayoría de los padres no planifican tener dos bebés de forma simultánea y cuando reciben la noticia, el shock inicial suele ser grande.

Lo cierto es que los embarazos múltiples son algo excepcional que ocurre en muy pocos casos y que suelen estar determinados por una predisposición genética de la rama materna de la familia. No obstante, en los últimos años, se ha incrementado el número de gemelos y mellizos, debido a las técnicas de reproducción asistida. Otra de las causas de su aumento es la edad cada vez más tardía de la concepción. Cuanto mayor es la madre, la concentración de hormonas folículo estimulante es superior y resulta más frecuente la presencia de varios óvulos que pueden ser fecundados.

Una vez superado el primer susto y asumida la alegría por las dos vidas que vienen en camino, comienzan a surgir las dudas: ¿será un embarazo difícil?, ¿cómo se desarrollará el parto?, ¿cómo nos vamos a organizar con los dos? Los expertos de Vidacord han elaborado una serie de consejos para que la maternidad de gemelos y mellizos resulte más fácil:

Embarazo

Los embarazos múltiples suelen considerarse de riesgo, pero no debemos asustarnos por esta denominación, lo único que significa es que el seguimiento y las revisiones médicas serán más exhaustivas. Existe una serie de acciones básicas que una mujer embarazada de gemelos o mellizos puede seguir para encontrarse mejor durante la gestación: beber más agua (para mantener baja la tensión), descansar todo lo posible (para soportar mejor el exceso de peso), llevar una alimentación sana (que aporte todos los nutrientes necesarios), eludir esfuerzos y estrés (para evitar contracciones prematuras, sobre todo a partir del séptimo mes de embarazo)

Parto

Los partos múltiples suelen adelantarse en torno a la semana 37 y, en muchos casos, se desarrollan por cesárea. Si se trata de un parto vaginal, la dilatación será más lenta pero seguramente la expulsión sea más rápida, ya que los bebés son de menor tamaño. Su peso, normalmente ronda los 2.500 kg. El primero en nacer será el hermano mayor. Inmediatamente después del parto podrá llevarse a cabo la recogida de las muestras de cordón umbilical, que en el caso de gemelos idénticos se realizará con un solo dispositivo y en el de mellizos con dos independientes.

Organización

Esa es precisamente la clave del día a día con dos bebés en casa: la organización reduce el estrés.

Sincronizar los horarios de las tomas, las siestas, los baños…, simplificará las rutinas, ahorrará tiempo a los padres y les permitirá algo de descanso.

Crear entornos seguros donde poder dejar a uno de los bebés mientras se atiende al otro, es muy recomendable: una hamaquita o un parque son opciones muy adecuadas.

Preparar todo lo que se vaya a necesitar antes del baño o la hora de la comida, lo hará más sencillo y evitará tener que perder de vista a los niños en ningún momento.

La ecografía: una ventana hacia el futuro

Ecografia embarazo

Desde siempre las mamás han querido conocer detalles acerca de su futuro bebé antes de su nacimiento. Antiguamente, aplicaban supersticiones para conocer el sexo y hacían suposiciones sobre su probable tamaño o incluso sobre su carácter en función de cuestiones arbitrarias como la apariencia de la tripa o el ciclo de la Luna.

Pero no fue hasta la generalización de las ecografías cuando por fin se pudieron averiguar estas cuestiones de forma real. La ecografía es un procedimiento de diagnóstico médico que genera imágenes bidimensionales o tridimensionales mediante ultrasonidos.

Se trata de una prueba no invasiva que permite acciones tan importantes como: confirmar un embarazo, conocer si existe más de un embrión, estimar las semanas de gestación, diagnosticar posibles malformaciones congénitas o realizar mediciones del feto para comprobar que su crecimiento es normal.

En los últimos años, -además de su finalidad médica-, las ecografías han dado un paso adelante y se han convertido en un instrumento de carácter emocional. Las nuevas técnicas en 3D y 4D hacen posible ver -en tiempo real- el aspecto aproximado del bebé en el interior del útero, en imágenes fijas o en movimiento. Ha pasado de ser algo inimaginable a convertirse en una cita prácticamente imprescindible para los futuros papás.

Pero ¿cuántas ecografías se realizan a lo largo del embarazo? Desde Vidacord, te lo explicamos:

Caso aparte son los embarazos de alto riesgo o las gestaciones múltiples, que llevan asociadas un mayor número de ecografías y un seguimiento más exhaustivo, pero -según la Sociedad Española de Ginecología- lo estipulado durante una gestación sin complicaciones son tres ecografías, una en cada trimestre del embarazo.

La primera, en la semana 12, es la más importante porque sirve para descartar posibles malformaciones. La segunda, se lleva a cabo en la semana 20 y se utiliza para valorar la morfología del feto. Es una de las más esperadas por los padres porque suele mostrar el sexo del bebé. Por último, en la semana 32, la ecografía final comprobará el estado de la placenta y el crecimiento fetal.

La tecnología avanza imparable y las ecografías cada vez son más precisas y realistas, sin embargo, por mucho que se aproximen a la realidad algo que nunca podrán reproducir es la sensación de ver por primera vez la carita de tu bebé recién nacido, eso es inimitable.

Ácido fólico, la vitamina que protege a tu bebé

Acido fólico embarazo Carmenta

Cuando una mujer visita al médico para informarle de su intención de quedarse embarazada, una de las primeras recomendaciones que le hará el doctor, es la de comenzar a tomar diariamente ácido fólico. Pero, ¿por qué es tan importante este elemento durante la gestación?

Esta vitamina del grupo B, tiene numerosos efectos positivos sobre la gestación, como prevenir deformaciones en la placenta que podrían conducir a un aborto, disminuir las posibilidades de eclampsia y mantener un útero sano.  Sin embargo, aún más trascendentales pueden ser los beneficios que aporta al desarrollo del feto. Su labor principal es la de proteger al bebé contra las malformaciones congénitas, especialmente contra los defectos del tubo neural.​ El tubo neural es un fino conducto que se pliega y cierra para formar el cerebro y la médula espinal, entre la tercera y la cuarta semana de la gestación. Los defectos del tubo neural, pueden desembocar en malformaciones de la espina -causando espina bífida, del cráneo o del cerebro (anencefalia).

La espina bífida (del latín: “columna partida en dos”) es una malformación congénita que ocurre cuando la columna vertebral del embrión no se cierra de forma correcta. Su gravedad reside en que, en la mayoría de los casos (90 %), causa hidrocefalia y compromete al sistema nervioso central, al sistema genitourinario y al aparato locomotor.

No obstante, el riesgo de los defectos del tubo neural es considerablemente escaso cuando los niveles de ácido fólico en el organismo de la madre son los adecuados tres meses antes de la concepción y durante el primer mes del embarazo. La recomendación es tomar suplementos que contengan 400 mg diarios en los meses previos y entre 600 y 800 mg durante la gestación.

La ingesta de ácido fólico también reducirá la posibilidad de problemas como un nacimiento prematuro, la anemia megaloblástica, el labio leporino o el bajo peso al nacer.

Curiosamente, la responsabilidad de tomar ácido fólico no está reservada exclusivamente a las mamás. Según el Instituto de Salud Carlos III, los hombres también deberían ingerir pequeñas cantidades de ácido fólico en los tres meses anteriores a la concepción: la genética del niño depende del padre en un 50% y está demostrado que el riesgo de malformación se reduce al tomar este complemento.

Es tan fácil como seguir las indicaciones del medico y tomar las cantidades recomendadas de ácido fólico: el bebé estará protegido y los padres tranquilos.